MURALLAS MERIDINAS

Barriada de Ceuta

MUJER MUERTA CEUTA

Monte Yebel Musa Ceuta

BAHÍA DE CEUTA

Vista de Ceuta

MOSAICO

1º portal de blog de ceuta

....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

24/5/18

Casa Delgado

http://web.ceuta.es/
Ubicación: Paseo del Revellín nº 22 
Autor: José Delgado Camacho
Cronología: 1911

Descripción: También conocido como Casa Delgado o AMRAM. Se trata de un edificio historicista levantado sobre un solar de 276 m2 , y una superficie construida de 979 m2 . Construido por encargo de D. José Delgado Camacho, quién pidió línea y rasante en 1.911. El arquitecto municipal D. Santiago Sanguinetti Gómez, fue el autor del proyecto. Destaca este edificio por sus cierres y balaustradas decoradas con ramas y flores, así como por la profusión de mármol blanco de su fachada, que se adquirió de un buque que naufragó en las proximidades de la Ciudad. En sus bajos, D. Enrique Delgado instaló la farmacia "El Aguila", que desde 1.935 se llama "de Trujillo". Nivel 2 de protección en el Plan General de Ordenación Urbana de 1992 (Titulo X).

23/5/18

ANTONIO O MORENITO DE CEUTA




Alegrías, Bulerías, Solerares del Puerto, Tangos de Triana, Bulerías, Soleá, Fandangos, Seguidillas, Fandangos del Indio Gitano Créditos: Guitarra:

Alegrías, Bulerías, Solerares del Puerto, Tangos de Triana, Bulerías, Soleá, Fandangos, Seguidillas, Fandangos del Indio Gitano

Créditos:
Guitarra: Antonio Arenas

22/5/18

La Sirena de Ceuta


JOSÉ MARIA FORTES CASTILLO
En mi niñez, los viejos pescadores de Ceuta, hablaban sobre los múltiples encuentros que muchos años antes, habían tenido con las focas monje, que tan abundantes eran en las piedras existentes en los bajos del faro y más concretamente en el área conocida como “La sirena”, un roquedo que se ubica al oeste de Punta Almina -la zona más septentrional de Ceuta- hasta la piedra del “Odión”. En la mente de la gran mayoría, las sirenas son criaturas totalmente fantásticas, pero hay evidencias físicas de la existencias de estos seres, que son algo más que conjeturas científicas o simple delirio de antiguos y supersticiosos marineros. que confundían los pinnípedos marinos con la mujer con cola de pez.Uno de los pasajes más célebres de la Odisea de Homero, fueron las sirenas que cantaron a Ulises y les invitaban a parar su nave e ir hacia ellas, cuando atado al mástil de su barco, cruzó por el sur de la bahía de Nápoles, en el estrecho que separa la isla de Capri de la costa italiana. En Cantabria es famosa la historia de la “Sirenuca”. Antes de ser sirena era una joven bellísima. Su gran afición era permanecer todo el tiempo que le era posible, en los acantilados. Su madre harta de que se escapara de casa para ir siempre al mismo lugar, cierto día le gritó “Permítalo Dios que te vuelvas pez”, y así sucedió. Desde entonces vaga por todo el litoral cántabro y alerta a los marineros que se acercan peligrosamente a los acantilados. En el País Vasco son muy populares las “Arrainandereak” que significa mujeres-pez. La zona de rocas que en Ceuta conocemos como “La Sirena”, es probable que deba su nombre a la colonia de focas que allí vivieron hasta el inicio del siglo XX, o a la historia de una bella sirena que vivió en ese mismo lugar. Hace muchos, muchos años, cuando Ceuta era un presidio, donde los reclusos menos peligrosos, andaban libre por la Almina y estaban obligados a pernoctar, en la fortaleza del Hacho, sucedió esta historia que os voy a contar:Uno de aquellos presos llamado Néstor, cumplió condena y ante la falta de medios económicos, porque era muy pobre, no pudo embarcar para ir a la Península y tuvo que quedarse aquí. Su condición de antiguo presidario, le cerraba todas las puertas cuando solicitaba algún trabajo. Dado su estado de pobreza, no tuvo otro remedio que sobrevivir, mariscando mejillones, lapas y percebes que por entonces, eran muy abundante en las piedras que hay más allá de San Amaro, para posteriormente venderlo en la ciudad. Otro lugar que frecuentaba para abastecerse del rico marisco, era los arrecifes de la Puntilla, pero era entre el Odión y Punta Almina donde se daban los más grandes y sabrosos de toda esta costa. Es por eso, que no era raro verlo frecuentar ese lugar en busca del tan necesitado sustento.Cierto día, estando en aquellas piedras mariscando y lamentándose en voz alta de sus desdichas y penurias, vio removerse bruscamente el agua y de ella surgió la figura de una bellísima sirena. Néstor quedó maravillado ante singular belleza. Estaba recostada sobre una piedra, dejando entrever sus desnudos pechos, entre los largos cabellos de un intenso color negro azabache que adornaba con una diadema, hecha de pequeñas estrellitas de mar, perlas y corales. Con voz dulce y armoniosa le dijo suavemente:-Llevo observándote mucho tiempo y sé de tus calamidades. Me llamo Nala y te quiero ayudar, pero con una condición; que te cases conmigo. No inmediatamente, te daré un año para que lo pienses y así puedas comprobar lo feliz que serás a mi lado. -Acepto siempre que sea verdad que me vas a ayudar como has prometido. Respondió el hombre.Desde aquel día, el expresidiario no dejó de acudir a la cita con la hermosa sirena, y aquel hermoso lugar, fue testigo de veladas interminables, donde a la luz de la luna, dos jóvenes corazones se entregaban el uno al otro, con una pasión sin freno y plenos de felicidad. Pasado estos momentos, ella le hacía la entrega de varias monedas de oro y plata. Aquel dinero que la bella sirena Nala  entregaba a su amante, poco a poco, fue convirtiendo a Néstor en un ciudadano de los más ricos de Ceuta. Con el poder de su dinero, se fue introduciendo en la sociedad ceutí. Los que antes le volvían la cara por su pobreza y condición de expresidiario, ahora lo  halagaban y querían ser sus amigos. Fueron pasando los meses y Néstor cada vez más introducido en la alta burguesía y cada vez más rico, le resultaba incómodo visitar diariamente a la bella sirena. Las visitas se hacían cada vez más espaciosas, haciendo prácticas de la mentira para justificar su no asistencia a la cita. La verdad es que se sentía mucho más a gusto, junto a una joven señorita de la sociedad local, hasta que al poco tiempo por toda la ciudad, corrió como pólvora la noticia de la boda de Néstor con la señorita ceutí. Aquel ingrato amante, contrajo matrimonio con la noble dama, olvidando a Nala y su promesa. La bella sirena, recostada en la misma roca donde conoció a su amante, le esperaba inútilmente todos los días. La tristeza fue llenando poco a poco su corazón, Hasta que el día que se cumplía un año del primer encuentro y convencida ya, que su enamorado  jamás vendría por ella, se adentró en la soledad del mar, se sumergió en él sin que hasta ahora, nadie la haya vuelto a ver surcar las olas.Dicen algunos lugareños, que a veces, en los melancólicos días de otoño, al atardecer, en los acantilados que dan al mar, si pones atención, tal vez, escuches algunos lamentos de aquella antigua tristeza, que la brisa del mar hace confundir, al balancear los altos pinos del Hacho. Desde entonces, y en homenaje a la tremenda pasión que se vivió en aquellas rocas y donde se demostró que una vez más la ambición venció al amor, el lugar fue conocido como LAS PIEDRAS DE LA SIRENA

20/5/18

EL FUTBOL EN CEUTA


El autor  invita a todos los caballas a la presentacion del libro EL FUTBOL EN CEUTA

13/5/18

Dragones en la azotea

https://elpais.com

Ceuta es un mosaico multicultural donde lo español se funde con la herencia fenicia, romana y árabe. De la mezquita de Mulay el Medí al Parque Marítimo del Mediterráneo, un día en la ciudad autónoma




Hay quien no puede reprimir el pellizco en el estómago. Cuando uno zarpa a Ceuta desde el puerto de Algeciras (estación marítima Bahía de Algeciras; 956 58 54 63) ve en todo momento la silueta de África. Son 14 kilómetros. En media hora uno se planta en el continente vecino y se da cuenta de la multiculturalidad de esta ciudad de 80.000 habitantes. Cristianos, musulmanes, hindúes y judíos conforman una miríada alucinante con deje andaluz y árabe. La cabeza entrará en modo reset. Y puede que algún ceutí se lo haga saber: "El que se viene a Ceuta a vivir obligado por su trabajo entra llorando. Y cuando sale, también". Dicen que la ciudad engancha.

9.40 Entre dos mares
Aparece blanca. ¿No tiene un aire a Cádiz? O incluso a Gibraltar. Su peculiar emplazamiento ha hecho que a lo largo de la historia haya pasado por manos de fenicios, vándalos, romanos, visigodos, árabes, portugueses y españoles. Es, sin duda, una ciudad mosaico. El Atlántico y el Mediterráneo confluyen en el foso de San Felipe, en las Murallas Reales (1) (avenida de San Francisco Javier, s/n). Habrá que pasar un rato curioseando por estos lienzos de piedra dorada que hacen imaginar lo codiciada que fue esta punta de tierra. Quizá a estas alturas ya haya escuchado un castellano de ecos gaditanos y dariya, dialecto árabe de Marruecos. Las culturas occidental y árabe están muy integradas en Ceuta.
11.00 Caballas y especias
Miren hacia arriba. Ahí está el minarete verde y blanco de la mezquita de Mulay el Medí (2) (avenida de África, s/n), construida en 1940. Y entrando en el cogollo del centro se erige la catedral de Nuestra Señora de la Asunción (3) (plaza de África, s/n), ocre y blanca, a medio camino entre las iglesias andaluzas y las de América Latina. La plaza guarda una sorpresa: el Palacio de la Asamblea, sede del Gobierno de la ciudad autónoma, inaugurado por el rey Alfonso XIII y que recuerda a un palacete parisino. Ahora hay que rebobinar la historia: Ceuta tiene uno de los escasos yacimientos fenicios de España. Es del siglo VII antes de Cristo y se puede visitar (plaza de África, s/n). Esta civilización vino por mar y aún hoy el agua determina la vida de los ceutíes. No es raro verles hablar del oleaje o de los vientos de Poniente y Levante, cuyos temporales condicionan su relación con la Península. Si hace buen tiempo, siéntese un rato a contemplar el horizonte en las playas de la Ribera (4) (calle de la Independencia) y del Chorrillo (5) (avenida de Martínez Catena). En verano están hasta arriba. En invierno hay gaviotas y paseantes abrigados. Cerca se encuentra el enorme paseo del Alcalde Sánchez Prado (6), pero nadie lo llama así. Es conocido popularmente como la Gran Vía (ideal para tomar un café o ). Al final de la calle está Sol, haciendo una comparación con Madrid, y el mercado central - - (7), donde saltan los pescados frescos (muchas caballas, por algo este es el otro gentilicio de los ceutíes) y se siente el olor de las especias árabes e hindúes. De aquí a los restos de la basílica tardorromana (8) (calle de Queipo de Llano, s/n), con el ábside hacia Jerusalén y testimonio de los inicios del cristianismo, y a los antiguos baños árabes (9) (plaza de la Paz, s/n), de los siglos XII y XIII.





12.15 La hora del vermú
Déjese sorprender por la elegancia del edificio Trujillo (10) (paseo del Revellín, 1), de principios del siglo XX, que lo mismo podría estar en Praga que en La Habana. Entreténgase con el barullo del paseo del Revellín, la iglesia de San Francisco (11) (calle Real, s/n) y la monumentalidad de la Casa de los Dragones(12) (esquina de la calle de Camoens con Millán Astray), un alarde historicista que sorprende con sus cuatro lagartos a punto de echar a volar. El jaleo continúa en la sugerente plaza de los Reyes (13), cuyas inmediaciones se llenan en las procesiones de Semana Santa y el Carnaval, que bebe bastante del de Cádiz. Hay mucha gente en los bares. Claro, es la hora del vermú. A tapear a Pacho (14) (Beatriz de Silva, 7), El Pescaíto Frito (15) (Méndez Antioco Solís, 9) y La Juana(16) (plaza de los Reyes, s/n). Un tentempié para el cuerpo y ahora otro para el espíritu: imágenes a todo color y con suerte algún cántico en el oratorio hindú Mandhir de Durga Mata (17) (calle de Algeciras, s/n).

El Pescaito Frito, Ceuta,

14.00 ¿Un pirata chato?
Un respiro. En un acantilado salvaje se encuentra el monte Hacho. De camino, el restaurante Al Andalus (18) (carretera del Hacho, s/n; 956 51 39 21), con vistas al mar. Deliciosos cuscús, tajín de cordero, pollo a la rifeña, pescados y pinchos morunos. De postre, té a la menta y pastas a base de almendras, miel y pistachos. Luego, recorrido agreste por el monte, el parque de San Amaro, el mirador de San Antonio y el faro. El viento despeina y la sal entra en los pulmones. De repente, una enorme fortaleza. Es el Museo del Desnarigado (19) (carretera del Desnarigado, s/n; 956 51 40 66), que debe su nombre a un pirata que o era chato o se quedó sin fosas nasales por alguna escabechina y huyó desde Argelia en el siglo XV para asentarse cerca de este promontorio. El castillo alberga el Museo del Ejército (algo normal en una ciudad donde el 40% de los terrenos es propiedad militar), con armamentos, uniformes y piezas desde el siglo XVI.

17.30 La mujerona tumbada
El otro extremo de la ciudad también huele a campo. El yacimiento de la pedanía ceutí de Benzú (20), con descubrimientos sobre el paleolítico y neolítico que han puesto patas arriba la prehistoria, no se puede visitar, pero su entorno es espectacular. Rocas, acantilados, playas y más mar. En el pueblecito se encuentran varias teterías auténticas y acogedoras. Olor a yerbabuena y amigos de cháchara. La mayor escapada de los ceutíes. Lo más lejos que se pueden ir en una ciudad constreñida por su frontera con Marruecos. No hay que marcharse sin divisar la llamada Mujer Muerta, una roca gigante donde el tiempo ha tallado una figura femenina con ojos, nariz, boca y pechos. Detrás, aunque no se ve, está la famosa isla de Perejil.

19.30 Mojitos marineros
Puede que la gente se agolpe a la entrada de la mezquita de Sidi Embarek- - 21 (Claudio Vázquez, s/n), la que congrega a más musulmanes. Aún espera el Parque Marítimo del Mediterráneo - 22, orgullo de los ceutíes. Son 56.000 metros cuadrados con tres grandes lagos de agua salada, obra del artista canario César Manrique. Hay playas artificiales, jardines, islas con palmeras, restaurantes, bares y un casino. En la estación náutica se puede practicar buceo para ver los impresionantes corales de Ceuta. Y la cena no puede ser otra: marisco en La Barraca o cocina mediterránea a base de pescado en La Peña y El Rincón, los tres ubicados en el parque. El Poblado Marinero concentra la marcha nocturna. Puede que esté reventado, pero ¿le va a decir que no a un mojito frente al peñón de Gibraltar? Casi se puede tocar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2010

12/5/18

Y al oeste, Perejil

https://elviajero.elpais.com
Dos niños miran hacia el islote de Perejil. A. COMAS
Una singularidad de Ceuta es que caminando por el centro encuentras un azulejo de la Virgen del Mayor Dolor, y a poca distancia el oratorio de Durga, la esposa del dios Shiva. Pero desde ninguna parte de la ciudad se divisa la isla Perejil. Su vista queda oculta por la Punta Leona, uno de los cabos que la encierran en una bahía situada en Marruecos. La frontera terrestre más rápida para ir a ver Perejil, distante unos siete kilómetros, sería la de Benzú, pedanía ceutí que limita con el pueblo marroquí de Belyounech. Ese paso está cerrado a raíz del conflicto que hubo entre el 11 y el 20 de julio de 2002, cuando se produjo la ocupación marroquí del islote, la respuesta española, y la pax americana conducida por el secretario de Estado norteamericano Colin Powell para cerrar el incidente.
Y al oeste, Perejil
Ir a pie al lugar desde donde se contempla la isla Perejil es una experiencia. Se empieza cruzando el Tarajal (aduana que separa Ceuta de Marruecos) en medio del río de porteadores de mercancías que van por el túnel enrejado con dos carriles, uno de ida y otro de vuelta. Ya en el lado marroquí no faltan taxis que te llevan a Belyounech, enfilando primero la carretera de Tánger, y desviándose a la derecha por una vía secundaria que caracolea por los montes. Sus picos, vistos desde la sierra Bullones de Ceuta, forman el perfil de La Mujer Muerta. De vez en cuando los inmigrantes subsaharianos cazan jabalíes para su sustento en sus manchas de vegetación. Es un paisaje imponente rematado por el Yebel Musa, o Montaña de Moisés, que ofrece desde sus 840 metros de altitud una vista espectacular del estrecho de Gibraltar. Hay allí arriba un morabito y revolotea una leyenda: ese monte sería una de las columnas de Hércules. Cómo no. Esa categoría de pilar se adjudicó también al monte Hacho de Ceuta, donde se puso un monumento conocido como Los Pies de Franco, sus huellas en cemento armado.

GUÍA

Información

Oficina de Turismo de Ceuta(http://www.ceuta.si/)
Las navieras AccionaTransmediterránea(http://www.trasmediterranea.es/),Balearia(https://www.balearia.com) y FRS (http://www.frs.es/) ofrecen conexiones por barco a Ceuta desde el puerto de Algeciras.
Turismo de Marruecos(http://www.visitmorocco.com)
Por fin el viajero llega a nivel del mar en Belyounech, un pueblo de pescadores, con la mayoría de sus cuatro decenas de pateras varadas en la playa. No todos los meses son buenos para pescar voraces, los besugos de pinta de esta zona, sabrosos ya desde el nombre. Belyounech se engasta en una pequeña bahía, la primera que se encontraría yendo por mar desde Ceuta. Un francés ha puesto un club de buceo, el Dauphin, y un restaurante del mismo nombre. Pero desde el centro del pueblo tampoco se ve el ansiado Perejil. Hay que ir a las afueras y caminar más.
Al borde de la Punta Leona, en el barrio Kasarín, las casas parecen colgadas sobre los restos de la estación ballenera. Ese edificio, hecho un esqueleto, recuerda cuando aquí, como en Río Martín, se despedazaban las ballenas jorobadas. Hoy hay barcos de avistamiento de esos cetáceos que zarpan desde Tarifa. Pero aún ni sombra de Perejil, que los de Belyounech llaman Leila, un nombre de mujer, o simplemente Djezira, isla en árabe. No es habitual llamarla Tura, Vacía en beréber.
El pueblo marroquí de Belyounech.ampliar foto
El pueblo marroquí de Belyounech. T. WACHIRAWORAKAM
En ese punto sale un camino de cabras hacia el Oeste que va zigzagueando hasta la siguiente bahía, la enmarcada entre la Punta Leona y la Punta Almansa. Y por fin, allí abajo, sale como en un cuadro de Magritte una roca que flota en un mar de color lapislázuli, un islote blanquecino, triangular, con cabeza de pato estrellado. Algo bello a su modo, y no necesita la retórica que le echó Victor Bérard, y siguió Unamuno, atribuyendo a Perejil el origen del nombre de Hispania (del semítico I-spania, escondrijo). Unamuno, en la revista Alrededor del Mundo (27 de junio de 1902), también dejaba caer que pudo tratarse de la isla Ogigia, donde la ninfa Calipso enredó en sus sutiles redes a Ulises. Otros aún se cortan menos y uncen Perejil con Eritia, la isla roja, donde Hércules cumplió su décimo trabajo, matar al monstruo Gerión, al pastor Euritión y a Ortos, su perro bicéfalo, y robar los bueyes rojos.
Para los habitantes de Belyounech, Perejil es una isla parida por el propio monte Musa. O un desprendimiento de la roca caliza, o de la piedra dolomía. En fin, una piedra tan blanca como la leche de las cabras que siguen siendo los únicos habitantes de un peñasco sin árboles, ni pozos. La familia de Rajma (viuda del Hadj Shuadía, fallecido en 1995) lleva sus cabras en patera a Perejil. “¿No ves esas manchas allá. Son cabras”, me dice mi guía Said. A las cabras les gustan los arbustos de Perejil y dicen que su leche es de un sabor agrio excelente. El único movimiento que observo es el de un falucho faenando junto a la gran cueva ojival de Perejil. Y a pescadores marroquíes de caña desde el acantilado continental.

11/5/18

Baños Arabes en Ceuta

www.joaquinsanchez.org









10/5/18

CEMENTERIO SANTA CATALINA CEUTA

FOTO DE JUAN ALONSO DEL BLOG IMAGENES DE CEUTA

9/5/18

SEFARDÍ

Sefardí, una de las dos grandes agrupaciones en que se dividen los judíos atendiendo a su origen geográfico y tradición cultural. La denominación distingue a las comunidades judías medievales de la península Ibérica y del norte de África, así como a sus descendientes, de los askenazíes, que proceden de las comunidades en la Europa septentrional, central y oriental.

Los judíos de los territorios cristianos de la península Ibérica, a diferencia de los que vivían en zonas musulmanas, sufrieron grandes persecuciones y fueron definitivamente expulsados en 1492−1497, tras la conquista cristiana del último enclave musulmán y la unificación de los reinos peninsulares. En un principio,los sefardíes huyeron hacia el norte de África y los territorios orientales del Imperio otomano; más tarde se asentaron en Francia, Holanda (sobre todo en Amsterdam), Inglaterra, Italia, los Balcanes (en especial,Salónica en Macedonia) y otros países europeos. Los judíos sefardíes adquirieron singular renombre por sus logros intelectuales en el contexto de la cultura judía.

También se caracterizan por su tradicional lengua vernácula judeo−castellana (ladino) y por su fidelidad a la tradición babilónica de la práctica ritual, en contraposición a las tradiciones palestinas y la lengua yiddish conservadas por los askenazíes. Los sefardíes representan el 60% de la población judía mundial, entre la que destaca la comunidad establecida en Marruecos. La palabra sefardí se utiliza también en un sentido menos estricto para designar a los judíos procedentes del norte de África y de Oriente Próximo que hablan árabe, persa y algunas variedades del arameo y que carecen de lazos históricos con las regiones europeas. Dado que la mayoría de ellos han adoptado la tradición babilónica del judaísmo, por influencia de los auténticos sefardíes, se les suele incluir en esta denominación genérica.

8/5/18

Ceuta posee un conjunto histórico único en España con restos arqueológicos desde la época romana

La Ciudad Autónoma de Ceuta posee un conjunto histórico catalogado como único en España ya que en un espacio de 100 metros recoge más de 2.000 años de historia con asentamientos desde la época romana hasta la actualidad.fuente.culturaclasica.com


El dato ha sido dado a conocer con motivo de la presentación de un nuevo proyecto del Gobierno ceutí para facilitar un recorrido por el interior de estas instalaciones ubicadas en las Murallas Reales de la época portuguesa.
El proyecto, presupuestado en más de 1,5 millones de euros y que ha sido enviado a Madrid para su aprobación, supondría la construcción de un pasarela interior para poner en valor este conjunto histórico.
La investigación de este sitio arqueológico, descubierto en 2002 y que comenzó a excavarse en 2003, ha resaltado la importancia del hallazgo por su monumentalidad así como por el amplio período de la historia que abarca y su excelente estado de conservación, según han explicado fuentes de la Consejería de Cultura.
El enclave tiene restos arqueológicos desde la época romana (siglos I y II d. C.) hasta la moderna y contemporánea al contener vestigios romanos, una pileta, una estructura identificada como un horno, canalizaciones de agua y un fragmento de suelo.
Del período medieval presenta una puerta Califal, nuevos tramos de la cerca Omeya y estructuras anteriores, junto con restos de suelo. De la etapa moderna presenta una muralla renacentista y de época contemporánea el conjunto conserva restos del Parque de Artillería o de enterramientos asociados a las epidemias de peste del siglo XVIII.
El proyecto incluye que las visitas se realicen mediante un sistema de audífono que resuma al visitante estos dos milenios de historia. La autenticidad, el interés social por la importancia del legado, el interés histórico, la monumentalidad y el interés económico son los motivos que han impulsado este proyecto.

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA