MURALLAS MERIDINAS

Barriada de Ceuta

MUJER MUERTA CEUTA

Monte Yebel Musa Ceuta

BAHÍA DE CEUTA

Vista de Ceuta

MOSAICO

1º portal de blog de ceuta

....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

18/10/17

FRANCISCO VIDAL

PACO VIDAL
José Francisco Vidal Bornay (Paco Vidal) nació en Ibi, Alicante, aunque llegó con su hermana y sus padres a Ceuta siendo un niño. Sus padres eran industriales, dedicados al mundo de la heladería y su hermana Virgina, que también poseyó un establecimiento similar, está casada con el fundador del famoso establecimiento Vicentino, Vicente Hoyos. En Ceuta cursó sus primeros estudios e hizo el bachillerato, en el Instituto Hispano Marroquí. Su carrera en el mundo de la interpretación ha sido larga, como demuestra su filmografía, que puede encontrarse en la red.
CINE
- “Ante de morir piensa en mí”. Dir. Raúl Hernández 2008
-“Cobardes”. Dir. Jose Corbacho. 2000
- “Gal”. Dir. Miguel Courtois. 2006.
-“El Laberinto del Fauno”. Dir. Guillermo del Toro. 2005.
-“El Bosque Animado (Dir. José Luis Cuerda)
-“El Crack” (Dir. José Luís Garci)
- “El Lute” (Dir. Vicente Aranda
-“Asesinato en el comité central” (Dir. Vicente Aranda)
-“Padre Nuestro” (Dir. Fco. Regueiro)
-“Siete días de enero” (Dir. Juan A. Bardern)
-“Ovejas negras” (Dir. José M. Carreño)
-“Tobi" (Dir. Antonio Mercero)
- “Don Juan” (Dir. Antonio Mercero)
-“Marbella” (Dir. Miguel Hermoso)
-“Mar Brava” (Dir. Angelino Fons)
-“Corazón de papel” (Dir. Roberto Bodegas)
-“Mambrú se fue a la guerra” (Dir. Fernando Fernán Gómez)
-“De hombre a hombre” (Dir. Fernando Fernán Gómez)
- “Oscuros sueños de agosto” (Dir. Miguel Picazo)
- “Arderás conmigo”

TEATRO
- “Un Número”, de Carril Churchill.
- “Entremeses Variados, de Jesús Campos.
-“Troilo y Crésida”, de Shakespeare
-“El Señor Badanas”, de Carlos Arniches.
- “El Burgués gentilhombre”, de Moliere. Dir. Gustavo Tambascio. 2003
- “La Tienda de la Esquina”, de Lubish .2003/05
- “Aurora” (Domingo Mira) - Dir. Manuel Canseco. 2002
- “Las alegres comadres de Windsor”. 2001/02
- “Para quemar la memoria” , de José Ramón Fernández Dir. Guillermo Heras.
- “Los españoles bajo tierra” - Dir. Francisco Nieva.
- “Coronada y el toro” - Dir. Francisco Nieva.
- “La señora tártara” - Dir. Francisco Nieva.
- “El extranjero” (Larry Shue)
- “La extraña pareja” - Dir. José Osuna.
- “Aquí no paga nadie” - Dir. José Carlos Plaza.
- “La villana de Vallecas” - Dir. José Sanseco.
- “Don Carlos” - Dir. José Carlos Plaza.
- “Final de partida” - Dir. Miguel Narros.
- “Espectáculo Beckett” - Dir. Píerre Javert.
- “El proceso por la sombra del burro” - Dir. José Carlos Plaza.
- “Vol pone” (Ben Johnson)
- “La historia del soldado” - Dir. José Carlos Plaza.
- “Los justos” - Dir. José Carlos Plaza.
- “Papá, sobre papá” - Dir. José Carlos Plaza.
- “Mambrú se fue a la guerra” - Dir. William Layton.
- “Terror y miserias del Tercer Reich” - Dir. José Carlos Plaza.
- “Silvia”, de Gurley.

TELEVISIÓN
- “La Señora”. TVE1. Personaje Fijo. 2008
- “Hermanos y Detectives”. (Tele 5). 2007
- “Cuentatrás”. Canal 4. 2007.
- “Amar en Tiempos Revueltos”. (TVE.1).2007
- “Cartas a Sorolla”. Miniserie. 2006
- “Siete Vidas”. (Tele 5). 2005.
- “Al Filo de la Ley”. T.V.E. 2005.
- “Hospital Central” (Tele 5) 2004
- “El Comisario” (Tele 5) 2003.
- “La verdad de Laura” (TVE) 2001-02
- “Cuéntame” (TVE) 2001-02
- “El crimen de don Benito” - Dir. Antonio Drove.
- “Crónicas del Mal” - Dir. Manuel Vidal.
- “Este es mi barrio” - Dir. Vicente Escrivá.
- “Vidas Cruzadas” (Sonia Sánchez)
- “Para Elisa”- “Réquiem por Granada”
- Dir. Vicente Escrivá.
- “Manos a la Obra, de Jose A. Escrivá.
- “Alerte Rouge”, de Gilles Katz ( en Francia).
- “Ay, Señor, Señor” (Julio García Valdés)
- “Gatos en el tejado” (Alfonso Ungría)
- “Falla. Vida del compositor” (Jesús Garcia Dueñas)

17/10/17

BENZU: Ecosistema Frontera


 fundacion.arquia.es

NTERCONECTAR, CONCENTRAR el espacio público, CONDENSAR la barriada, FRENAR la degradación y REVALORIZAR la zona potenciando el sector turístico de Benzú.

Benzú, barrio aislado y, a la vez, dependiente de Ceuta tiene como principal problema el de no CONFORMAR CIUDAD,  por ello proponemos:
1. La renovación del tejido urbano conformando un Sistema de NATURALEZA INTERMEDIA y de relación sostenible con el Medio Natural que le rodea.
2. La creación de una CIUDAD MULTIPLE y MULTIFUNCIONAL en Benzú, independiente pero interconectada a Ceuta.



La nueva barriada de Benzú intenta materializar un nuevo orden social, subvertir las estructuras existentes y eliminar la desigualdad. La vivienda es el principal vehículo elegido para introducir la modernidad, el cambio. Crear mixturas sociales y eliminar la jerarquización residencial son elementos esenciales en dicho cambio.


Creemos en el poder del usuario a diseñar su vivienda en contra de la sumisión al poder del que construye las divisiones. La multiplicidad tipológica en las viviendas junto con la capacidad de transformación de las mismas para adaptarse a la gran diversidad social existente se proponen, junto con una gestión pública y privada que camine unida, como medio de obtención de la mezcla social.
Por otro lado, el material, la forma o el tamaño no sirven aqui como elementos de diferenciación, sino al contrario, son utilizados como factores igualitarios e integradores. No existe, así, jerarquización ni centralidad en las viviendas, en una sociedad no basada en la desigualdad, el centro lo ocupa un elemento común, un lugar de socialización, un patio común, una calle, la idea de colectividad.

Proponemos una condensación en superficie de la zona residencial, para evitar un impacto excesivo en el paisaje. Se adopta el modelo de casa-patio, lo cual permite densificar al máximo la tipología de vivienda unifamiliar y liberar suelo para crear espacios públicos
.

Resulta imprescindible generar una mixtura funcional que permita una cierta independencia del municipio de Ceuta. Una ciudad no se completa si no es capaz de dar a sus ciudadanos la posibilidad de trabajar allí mismo, en la barriada, en su taller o pequeño negocio. Las viviendas se conciben como residencias-taller, con la posibilidad de incorporar, si se quiere, un pequeño comercio u oficina, en la parte inferior, llegando a conformar toda la planta baja un gran zoco público-comercial.

16/10/17

Valla de Ceuta


La Valla de Ceuta es una barrera física de separación entre Marruecos y la ciudad autónoma africana de Ceuta, en España. Su propósito es detener la inmigración ilegal y el contrabando comercial.
Fue construida por España y está hecha de alambre con cables cortantes y su costo fue de 30 millones de euros, pagados en parte por la Unión Europea. Consiste de vallas paralelas de 3 metros de altura con alambres de púas encima, existen puestos alternados de vigilancia y caminos entre las vallas para el paso de vehículos de vigilancia. Cables bajo el suelo conectan una red de sensores electrónicos de ruido y movimiento. Está equipada con luces de alta intensidad, videocámaras de vigilancia y equipos de visión nocturna. En la actualidad, las vallas están siendo dobladas en altura, a 6 metros, bajo los auspicios del programa europeo Frontex.
En septiembre de 2005, se registró un intento masivo de migración hacia la Unión Europea que dejó varios inmigrantes muertos por disparos de arma de fuego por parte de la policía marroquí.
Marruecos ha objetado la construcción de la barrera, ya que considera Ceuta como parte del territorio marroquí ocupado y para ello ha solicitado desde 1975 su anexión. Los críticos de la valla han denunciado que su existencia ha provocado la muerte de por lo menos 4.000 personas que se han ahogado intentando cruzar el Estrecho de Gibraltar para ganar acceso ilegal a España.......FUENTE: 
Publicado por 



15/10/17

La isla de Perejil






La isla de Perejil es un islote español, deshabitado, situado en el estrecho de Gibraltar (entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico), a unos 200 metros de la costa continental de África y a unos 8 km al noroeste del núcleo urbano de la ciudad española de Ceuta.

El 21 de agosto de 1415, el Rey de Portugal Juan I, con sus hijos Don Eduardo, Don Pedro y Don Enrique "el Navegante", conquista la ciudad de Ceuta.
El asalto se produjo simultáneamente en dos zonas de la ciudad, San Amaro y Fuente Caballo.
Se redacta un tratado con el Reino de Fez que reconoce Ceuta como portuguesa, siendo Perejil considerada parte integrante de su territorio. Aún existen las ruinas de una torre de vigilancia y un aljibe erigido por los portugueses junto a la caleta de la Reina.
Posteriormente el Reino de Portugal otorga al Reino de España la soberania sobre Ceuta y sus territorios, entre ellos la isla de Perejil.
En 2002 un grupo de gendarmes moros invadió el islote, posteriormente relevados por infantes de marina y seguidamente expulsados por tropas españolas.
Marruecos aún está interesado en la invasion de los islotes españoles del mediterraneo, Ceuta y Melilla.
FUENTE: CACELA ISPANIA

14/10/17

PARAJE CABALLA


Foto :Juan Alonsoen el blog ceuta en imagenes

13/10/17

FUENTE DEL EDIFICIO GRANADA CEUTA


12/10/17

CUESTA DEL MONTE HACHO

11/10/17

Estafadores célebres en el penal del Hacho


Escrito por Francisco Sánchez Montoya

Sus golpes los dirigían casi siempre contra entidades bancarias, comerciantes u otras personas acaudalas, y para realizar algunas de sus estafas habían estado durante cinco o seis años desarrollando un complicado plan.
En este diario también nuestro autor nos relata los estafadores que existían en las galeras del Hacho, entre 1895 y 1898... "Había en el presidio un buen número de forzados que ejercían en plena galera el oficio de estafadores. Estos estafadores se dividían en dos clases bien definidas. A la primera pertenecían los que, poseyendo verdadera experiencia en la profesión, habían logrado grandes triunfos profesionales, que les habían valido fama y dinero, los de esta clase eran amigos de los jefes del departamento, quienes les otorgaban todo género de consideraciones y libertades. Tenían ancho puesto en la galera, no comían rancho porque tenían dinero y se hacían servir por criados. Tales sujetos unían generalmente a la cualidad de estafadores, la de "pinchos", se ocupaban constantemente en combinar estafas, y sus despachos se semejaban al de un abogado. No existían país ni ciudad importante donde no tuvieran un agente a sus ordenes, entendido en la materia, que proporcionaba los datos y ejecutaba los planes del jefe en galeras…""… Sus golpes los dirigían casi siempre contra entidades bancarias, comerciantes u otras personas acaudalas, y para realizar algunas de sus estafas habían estado durante cinco o seis años desarrollando un complicado plan, en el que actuaban agentes de distintos países, casas de comercio imaginarias, banqueros en viaje de uno a otro continente, etc. Cuando les fracasaba un plan de estafa y las autoridades tenían conocimiento del delito, no tenían escrúpulo en confesar de plano para darse la importancia de que se conociera su talento profesional. En cada caso descubierto les sumaban unos cuantos años más a su causa, lo que les importaba tanto como al mar el caudal de los ríos. Los de esta clase vivían también de las estafas que hacían los de la inferior, a quienes esquilmaban. La clase inferior estaba formada por los estafadores principiantes, y por los que, siendo ya profesionales, carecían de valor personal, es decir, no eran pinchos, y cuando les cuajaba una combinación y recibían el dinero estafado, tenían que repartirlo entre los de la primeras categoría…" "… Supimos en el Hacho de una estafa en la que fué envuelto un banquero alemán, en que jugaron papel principal un fingido noble español y una joven encantadora que pasaba por hermana suya. En Alemania, durante los tres años que duró la preparación científica, si cabe la frase, del célebre timo, los dos personajes frecuentaron los salones de la mejor sociedad de aquel rico país, siempre bajo la dirección estricta del jefe, que desde el presidio del Hacho manejaba todos los hilos de la combinación. Cuando el banquero cayó en el lazo y entrego la importante suma, sobrevino la repartición y con ella una fatal imprudencia. Un agente giró sobre Ceuta en valores declarados, a nombre de un agente que era insolvente. El administrador de correos de Algeciras conocía a la persona receptora y dió cuenta al Juez de sus sospechas, siendo todo descubierto y resultando un proceso sumamente interesante en que se conoció la historia completa del celebre timo." "… Nosotros vimos en plena galera del Hacho al celebre estafador, que era de apellido Franco, lamentándose de la torpeza de su agente que había echado por tierra sus esperanzas de riqueza como premio a sus afanes de tres años de esfuerzo profesional. Y Nos parece oportuno decir aquí en este diario, que estos estafadores escriben, por ejemplo, unas mil cartas al mes, y se conforman con que una de ellas les proporcione un incauto a quien estafar. Cuba, país legendario por su bandolerismo, ha sido siempre campo fecundo para los planes de los estafadores de Ceuta, por existir la creencia de que España confinaba en Ceuta a los sentenciados por bandolerismo. conocemos en Cuba a muchas personas que han recibido cartas de Ceuta en que han tratado de timarlas, y algunos estafadores del Hacho nos contaban historias de estafas que habían realizado en Cuba por medio de hábiles agentes que tenían en La Habana. En la prensa diaria de este primeros de siglo XX leemos con cierta frecuencia noticias de personas que se dejan timar por el timo del "portamonedas", el de la "guitarra" y hay incautos que ante la halagadora perspectiva de una inmensa fortuna sacada de debajo de una piedra en medio de un monte cercano, remiten al que les proporciona beneficio tan sorprendente, la cantidad en que les venden el secreto del derrotero"."… También había en el Hacho monederos falsos, un día estaba yo leyendo un tratado de galvanoplastia que me había prestado un presidiario llamado Librado Bolaños Villaseñor, de nacionalidad mejicana, y doctor en Cirugía Dental, que había sido condenado en Cuba a diecisiete años de presidio, cuando se me acercó un presidiario español conocido por "El Frances", que tenía fama de hombre cultísimo, quien después de ver el libro, se lo llevó prestado por su dueño. Algunos días después, entre el más asombro y temor, fui conducido a la Ayudantía con todas mis pertenencias. Allí estaba también el presidiario español y el mejicano, sufriendo un municioso registro. Después de registrarme escrupulosamente me interrogaron por el origen del libro y lo mismo hicieron con bolaños. Este explicó que a su profesión convenían conocimientos de galvano plastia, y por eso poseía en propiedad el tratado que inocentemente había prestado al otro presidiario, a quien habían ocupado todos los instrumentos necesarios para hacer monedas falsas, por lo que le siguieron la causa correspondiente. Pero a Librado y a mi nos dejaron libres para volver a nuestras galeras, después de una terrible reconvención, injusta a todas luces…"
El taró y los cubanos
"… Por la mañana, a la misma salida del sol, ya estábamos en la rocosa orilla del mar, porque allí no había playa, entre un cordón de soldados, que por el lado del mar iban en botes, tomábamos un baño de diez minutos, y después poníamos sobre las húmedas carnes el tosco uniforme de presidiario, impregnado de sudor y churre, porque, como no daban nada que unió para todo el año, no se podía lavar entre semana. Después del baño no se conducían al lugar se del trabajo, para continuar la misma tarea al día siguiente. Una mañana mientras tomábamos el baño confiado en mi agilidad en el ejercicio de la natación, salvé con rapidez la distancia que separaba de la costa una peña aislada. De regreso para la orilla sufrí tal sincope, que mis miembros se paralizaron por completo y cuando recobré el conocimiento estaba en los brazos de algunos compañeros que me conducían al hacho, entre las imprecaciones del capataz de la sección de carros en que todos trabajábamos, de seguir en el servicio que le estaba encomendado porque se veía privado, a causa del accidente…" "Pero tan pronto notó que yo podía caminar por mis piernas, sin tener en cuenta el estado anormal de mi organismo, ordenó marchar rápida hacia el lugar del trabajo, donde, como todos los días, tuve que tirar del carro y rendir mi tarea ordinaria. Los cambios bruscos de temperatura producían muchas fiebres entre los prisioneros cubanos, fiebres Cllar parecían de aclimatación. Debido a las grandes evaporaciones del mediterráneo la neblina es en Ceuta muy densa y perenne. Con frecuencia amanecía la montaña del Hacho en vuelta por una neblina tan espesa, que impedía la vista de los objetos situados a corta distancia. La humedad llegaba a los huesos, y a veces, según el estado de enfriamiento de las capas inferiores de la atmosfera llegaban a empaparse las ropas. Mucha veces, al salir por la mañana para el trabajo, dejábamos el hacho libre de la neblina, para sumergirnos en ella un centenar d metros más abajo, a donde llegaba como inmenso mar de espuma que, con contornos perfectamente definidos en línea horizontal como el nivel de las aguas, llenaba la imponente hondonada, y cubría las montañas distantes hasta cerca de sus cúspides. En vuelos en aquella espesa bruma, calados hasta los huesos, trabajábamos sin descanso en semioscuridad, hasta las nueve o las diez de la mañana, hora en que el sol. Calentando el aire, disipaba la niebla y daba origen a fuertes corrientes atmosféricas en extremo molestas…"
Emilio Sabourín, Líder cubano en el Hacho
En las páginas de este diario escrito por el independentista cubano Pablo de la Concepción, se destaca la vida de un líder de la Isla que tras ser deportado a Ceuta falleció en el hospital Real de la Plaza de los Reyes, se trata de Emilio Sabourín, sus restos fueron trasladados a Cuba en 1901. Recordemos que el autor de este diario era sargento del Quinto Cuerpo del Ejercito Libertador, y lo definió como hojas escritas en la soledad de su encierro en la fortaleza del monte Hacho, comenzando este diario con unas líneas de propósitos: "… El verdadero objeto de este diario no es otro que dar a conocer al Pueblo cubano los sufrimientos experimentados por los prisioneros de guerra y deportados por medida gubernativa, que el Gobierno de España nos recluyó en Ceuta durante la Guerra de Independencia. Muy lejos de nuestro ánimo está la idea de despertar odios entre cubanos y los que combatieron y odiaron su libertad por cuya razón, suplicamos al que nos honre leyendo este diario, que juzgue los tristes sucesos que en él se relatan, como la consecuencia natural de la tempestad de pasiones que la guerra desató sobre la Isla…"Dejemos que la pluma del autor de este diario nos relate en este nuevo capitulo dominical, vida del líder cubano Emilio Sabourín: "… La tuberculosis, ese terrible azote de la humanidad, fué la enfermedad que más estragos hizo entre los prisioneros cubanos, estimulada por el hambre y la falta de higiene. Fueron cincuenta y cuatro los desgraciados que dejaron allí sus huesos, entre ellos el queridísimo compañero Emilio Sabourín, el inolvidable jefe de aquel puñado de obreros, que con exposición de sus vidas sacaban de la pirotecnia militar las municiones que fabricaban los españoles y servían para sostener en la manigua el estado de guerra contra España. La delación infame los hicieron sus victimas y dieron con sus huesos en el presidio de Ceuta. Antonio Capablanca era uno de ellos. Este querido compañero, que murió hace algunos años siendo Mayordomo del Presidio nacional de Cuba, pasó su prisión batido por terrible enfermedad, en un lecho del hospital de Ceuta, de donde lo levantó la libertad". "… La caridad de sus compañeros dió en Ceuta una tumba propia a Emilio Sabourín, cuyos restos fueron traídos a Cuba en 1901, por una comisión costeada por ellos. Los otros cincuenta y tres no tuvieron esa suerte, y sus restos fueron a la fosa común no obstante el nimbo de gloria que circundaba sus fuentes. ¡Contrastes del destino! Todos los veranos hacia su aparición la terrible peste de la viruela y perecían los variolosos a centenares, en un lazareto de pésimas condiciones. Ninguna medida sanitaria se tomaba en las galeras para evitar la propagación de la enfermedad, excepción hecha del baño de mar a que forzadamente nos obligaban. En la misa camilla en que se conducían los variolosos al lazareto se llevaban al hospital a los demás enfermos, y por todos concentos era asombroso el abandono de los principios sanitarios, pareciendo como que aquí en Ceuta, ignoraban hasta las más rudimentarias nociones de salubridad pública, o era que interesaba que se murieran los presidiarios a montones… "

10/10/17

EN BUSCA DE LOS 7 LAGOS

La Ballenera / El Valle de las Grandes Piedras Blancas / La Sierra de las Tortugas / La Playa del Bosque de Algas.
Un relato de Milan (Miguel Angel López Moreno) basado en otro de 1983, que a su vez era un recuerdo de 1965... 

LA BALLENERA .. 


Durante muchos años la Playa de las Barcas fue el extremo oeste de nuestras exploraciones. Pero poco a poco, conforme crecimos, nuestros padres nos permitieron explorar esa línea de costa de la Bahía de Benzú. En su extremo oeste se encontraban los restos de una factoría Ballenera de principios del siglo XX. Estaba en la orilla pedregosa, al pie del acantilado de Ras el Aiún, una pared rocosa vertical de sesenta metros de alto, que la resguardaba de los vientos de poniente. Casi en la cima del acantilado se abrían orificios a modo de ventanales que sugerían galerías excavadas en la pura roca, de lo que fue un antiguo cuartel de tropas españolas del tiempo del Protectorado, es decir, anterior a 1955... puede que esos ventanales fueran troneras de artillería. Nunca lo supimos porque nunca subimos hasta ese hipotético cuartel: estaba ocupado por familias de lugareños que habían hecho de él su hogar. 

Desde la Playa de las Barcas hasta la Ballenera se sucedían calitas de piedras y aguas llenas de algas, escolleras y pequeños acantilados, pero no más playas arenosas. Un puñado de casas se levantaban en torno a la factoría, una típica nave industrial que se enfrentaba y bajaba hasta el agua en una rampa descendente de cemento. La típica rampa por donde debían halar de los cetáceos para subirlos a un amplio patio donde los descuartizaban para extraer fundamentalmente aceite, aunque la ballena es como el cerdo, se aprovechaba absolutamente todo... de su grasa, el esperma de ballena, se sacaba aceite y hasta se utilizaba para fabricar un tipo de pólvora; de la cetina perfumes; de las barbas, las ballenas de las camisas, y peines; de la carne, conservas, piensos, etc... No conozco la historia de esta ballenera, pero me ronda el dato (ignoro de donde lo he sacado) de que esta factoría sólo manipuló una ballena en toda su historia. Historia que debió finalizar, como muy tarde en 1946, cuando se reguló y prohibió parcialmente la caza de ballenas por el Tratado de Washington. 

Recuerdo que la calita donde estaba la Ballenera, era de aguas profundas y transparentes. Mis amigos se solían bañar en ella pero yo nunca me atreví, no me sentía seguro teniendo debajo de mi tal cantidad de agua y cosas desconocidas. En varias ocasiones recorrimos la nave. Estaba casi desmantelada, pero quedaban anclados en el suelo alguna maquinaria, y grandes piezas de metal se esparcían por el suelo. Recuerdo una vez que Cesar Rey, Pepe Lorente y servidor cogimos unas tuercas enormes... pero nos vio un lugareño que se cabreó muchísimo con nosotros. Nos las quitó diciendo que de la Ballenera nadie se llevaba ni una mota de polvo, que no teníamos respeto y que eso ya no era nuestro. Además nos amenazó con dar conocimiento al puesto fronterizo... y el que más y el que menos se imaginó preso en Maruecos sin poder regresar a casa en una temporada. Anduvimos acongojados hasta que al atardecer regresamos a Ceuta sin novedad.

LA LEYENDA DE LOS SIETE LAGOS 

Fantasmas, troleros, mentirosos, jaraneros y embaucadores siempre han existido. Por entonces había algunos chavales mayores que decían que al oeste existían Siete Lagos Subterráneos... y parecían decirlo así, con mayúsculas, porque contemplarlos era una experiencia casi mística. Y cuando se les preguntaba: ¿Dónde están los siete lagos?, respondían: “Al oeste. Pasada la Ballenera, pasado el Valle de las Grandes Piedras Blancas, pasada la Isla del Perejil, pasada la Sierra de las Tortugas, por la Playa del Bosque de Algas... por allí, por el oeste” 

Y comenzamos la exploración. Ora iba un grupo y regresaba contaba algo poco concreto, que habían llegado a la playa del bosque de algas, pero que allí le habían dicho que sí, que eso estaba por este u aquel lado... Ora aparecía otro diciendo que los había encontrado, pero que solo era uno. Recuerdo en este momento que José Mª Coiduras, “Coico”, era uno de los que decían que habían estado en los siete lagos, ¡el puñetero! 

Hasta que un día fuimos la gente de Villa Jovita que estábamos vinculados con la Acción Católica del cura José Bejar, el párroco de la iglesia del barrio. En el intento de encontrar aquellos míticos Siete Lagos caminamos hacia el oeste de Ceuta, en Marruecos, y la experiencia fue inolvidable... tanto, que al cabo de 37 años aún lo recuerdo y lo vuelco en estas palabras. 

EL VALLE DE LAS GRANDES PIEDRAS BLANCAS 

Desde Benzú, más concretamente, desde el cafetín moruno donde servían (tal vez aún sirven) el mejor té verde de Ceuta, se podía contemplar una extraordinaria puesta de sol. Según en qué época del año, el sol caía sobre una lengua de tierra, una meseta rocosa, que se adentra en el estrecho: Punta Leona (Rás Lebia). La superficie de esta península es lo que llamamos el Valle de las Grandes Piedras Blancas.

La ruta partía del puesto fronterizo de Benzú. Dejábamos a la derecha la Playa de las Barcas y, más adelante, la desviación de la Ballenera para proseguir hasta la base de Punta Leona. Justo ahí, junto a una casa del lugar, surgía un manantial de agua fría y clarísima. La señora que allí vivía siempre nos recibía con una sonrisa maternal. Era un punto fijo de parada. Nos refrescábamos, bebíamos hasta la saciedad y rellenábamos las cantimploras para proseguir la ruta. 

Nunca recorrimos la península de sur a norte, hacia la punta. Siempre la atravesábamos de este a oeste, de manera que desde la base la podíamos contemplar en toda su longitud, y esa perspectiva fue la que le dio nombre. Toda la extensión estaba plagada de piedras/rocas redondeadas y blancas, parecían cantos rodados... pero sólo era una ilusión óptica porque aguzando la vista podías llegar a ver (si se daba el caso) una reata de burros progresando por entre los cantos rodados, y sólo entonces caías en la cuenta de que no eran cantos sino enormes rocas redondeadas, tan grandes como varios hombres. Pero esa sensación no la perdías por mucho razonamiento que implicaras... ¡tus sentidos insistían en considerar que la reata de burros y su conductor eran del tamaño de lagartijas, y que las piedras eran realmente cantos rodados de dos kilos de peso! Curiosa sensación. 

De ahí que aquello se quedara con el Valle de las Grandes Piedras Blancas... era un lugar mágico y único. 

LA ISLA DEL PEREJIL 

Dejando atrás ese valle y siguiendo la costa hacia el oeste, tomamos una senda pedregosa que discurre a unos 80 metros sobre el nivel del mar, en la ladera noroeste del Djebel Musa. La pendiente de tal ladera es enorme. La caída hasta el mar no es vertical, pero un traspiés te haría rodar inevitablemente sin poder parar... con nosotros venía un chico cojo (por entonces había muchos niños cojos a cuenta de la poliomielitis), no recuerdo su nombre, pero estuvimos pendientes de echarle una mano porque si caminar ya era difícil con dos pies sanos, para él sería doblemente dificultoso. Pero lo llevó con dignidad e hizo toda la ruta sin un lamento. 

A raíz del conflicto entre España y Marruecos por este peñasco, todos la conocemos. Es una pequeña isla, de 56 metros de altura, a unos 200 metros de la costa marroquí, que sigue siendo de soberanía española. Recuerdo que el agua que la separa de tierra firme era tan cristalina que la sombra de una barca se proyectaba nítida en el fondo, a 15 metros de profundidad. Por entonces la conocíamos por los relatos de los que se dedicaban a bucear... como Guti (si, si, el Guti de la Residencia de Estudiantes de Ceuta, ese), que contaba maravillas de una cueva que se abría en la base de la isla, cuyas paredes estaban tapizadas de corales y que guardaba una preciosa fauna marina... Pero no sé, Guti era también muy trolero.

LA SIERRA DE LAS TORTUGAS 

La ladera noroeste del Djebel Musa, la que acaba en el mar del estrecho, es pura piedra. No crecían ni arbustos ni árboles. Sólo algunos líquenes se fundían con la roca. Pero al fondo, siempre al oeste, se adivinaba entre la bruma un monte completamente verde. Eso fue lo que bautizamos con el nombre de Sierra de las Tortugas, en realidad tiene otro nombre, Djebel Yuima. 

Para llegar había que marchar unos siete kilómetros, pero la recompensa fue grande. El Yuima era un bosque de acebuches, pinos, moreras y madroños, que reconfortaba después de la aridez del camino que habíamos llevado hasta entonces. Pero lo más asombroso fue encontrar siete parejas de tortugas por el camino, sin buscarlas. Se ve que cogimos el día de celo. Eran tortugas de tierra, no galápagos, posiblemente de la especie... Todo el que quiso se llevó una tortuga, y en el sótano de la parroquia de Villa Jovita, que tenía un terreno anexo, hubo una de estas hasta que se escapó a vivir su vida. Yo recuerdo que sobre el año 1962 había tortugas de este tipo en Ceuta. Concretamente, encontré una en Villa Jovita, en la Huerta de José, con el caparazón fracturado por una piedra, no podía moverse... ¡así de crueles eran los niños! La agonía del pobre animal duró cinco días, los conté. 

Hoy día, un lugar como la Sierra de las Tortugas, un oasis de vida en mitad de las piedras peladas, debería ser un Parque Natural, una joya de la naturaleza. Pocos sitios como ese deben quedar... ese día, nosotros depredamos sin piedad y con total ignorancia porque entonces no teníamos conciencia del daño ecológico que hacíamos, es más, no creo ni que existiera esa palabra. ¡Lástima! 

LA PLAYA DEL BOSQUE DE ALGAS 

Sin duda, el Djebel Yuima, nuestra Sierra de las Tortugas, era una rareza en mitad del plegamiento del Atlas porque, una vez atravesado, volvían las piedras peladas y la aridez total. Esta vez bajando suavemente hacia una playa en mitad del golfo llamado El Marsa, entre las puntas Rás Zulban y Rás Marsa. 

Desde lo alto parecía una playa arenosa, pero in situ resultó ser de grava gruesa y cantos rodados. Sea como fuere, era la primera playa útil desde la Ballenera y, lógicamente, se nos olvidó que estábamos buscando siete maravillosos lagos subterráneos y nos lanzamos ladera abajo pensando únicamente en el baño que nos íbamos a dar. 

Pero el agua no era cristalina; extraño porque nada podía ensuciarla por allí. Estaba turbia y verdosa, como una sopa de pujante vida microscópica, y pronto descubrimos por qué. A unos 15 metros de la orilla se alzaba un muro de algas que llegaban hasta la superficie. Eran anchas y jugosas tiras de color pardo, sargazos, que crecían con una densidad enorme y hacía imposible nadar sobre ellas... ¡el que quisiera nadar sobre ellas! Porque yo, en cuanto descubrí esa masa impenetrable, con vaya-usted-a-saber-qué-cosa-oculta-detrás, di media vuelta y salí del agua. Con todo, fue uno de los baños más gratificantes que recuerdo. De ahí el nombre que se le quedó a la playa de El Marsa. 

Después del baño, la gente se olvidó de los siete maravillosos lagos subterráneos, y se abandonó a la molicie y la pereza. Teníamos una remota playa, perdida en mitad de la costa marroquí del Estrecho, para nosotros solos. Así que fue fácil tumbarse a tomar el sol, disfrutar de su exclusividad y reponernos de la caminata. Pero otro chico y yo nos marchamos a investigar aquello de los Siete Lagos, que si la leyenda era cierta, debían estar cerca... en una cueva por ejemplo. Pero por allí no se adivinada nada parecido. Así que caminamos hacia una de las casitas diseminadas en la loma que terminaba en la playa. En la primera nos recibieron muy cariñosamente, con esa hospitalidad innata que existía en los pequeños pueblos andaluces hace años... allí, en el norte de Marruecos, también existía. Máxime cuando no debían ser muy frecuentes las visitas. Hasta nos fotografiamos con la hija del matrimonio, que cosía una prenda en una vieja máquina Singer. Y cuando les preguntamos por los lagos, nos aseguraron con total certeza que tal cosa no existía por allí... 

...definitivamente, los Siete Lagos Subterráneos eran una bonita patraña, pero mereció la pena buscarlos.

9/10/17

El último general de la República Española



Antonio Escobar Huerta nacio en Ceuta, 14 de noviembre de 1879 — fallecio Barcelona, 8 de febrero de 1940). Fue un militar español miembro de la Guardia Civil. Figuró en la Guerra Civil como defensor de la II República.
El General “olvidado”, o el “muy católico” General son algunos de los sobrenombres con los que, muy raramente, se hace referencia a Antonio Escobar Huerta (“La guerra del general Escobar” de Olaizola, premio Planeta de 1983, y “Entre la cruz y la República” de Arasa, entre las pocas obras que lo abordan), guardia civil, hombre de honor, defensor de la República Española y la Constitución a la que había jurado lealtad; aunque en julio de 1936, mantener la propia palabra y la lealtad a la Constitución, representase una auténtica temeridad, cuando no una condena cierta a muerte, en todos aquellos lugares en los que los golpistas se hicieron con el control. Lo que no pasó en Barcelona precisamente porque, en el momento de mayor incertidumbre, la Benemérita mandada por Aranguren y Escobar se mantuvo leal a las instituciones democráticas decantando la situación de la Ciudad Condal del lado de la legalidad. Cuenta el anecdotario que el propio President Companys suspiró aliviado cuando, al ver aproximarse a los hombres de Escobar, armados y en formación, al edificio de la Generalitat de Cataluña, éste les ordenó saludar a la institución y continuó su marcha a la toma de los emplazamientos dónde los golpistas se habían hecho fuertes y se enfrentaban a los milicianos de Durruti. No sería ésta su única responsabilidad decisiva, encargado inmediatamente a continuación por el propio Vicente Rojo de la encarnizada defensa del sector de la Casa de Campo – vital en las horas más dramáticas de la batalla de Madrid – cuando su caida era tan previsible que hasta algún corresponsal inglés que acompañaba las columnas de los golpistas se aventuró a enviar a Londres una precipitada crónica que sería publicada al día siguiente, sobre cómo se había producido ya la entrada de falangistas y requetés en la capital… con tres años de adelanto.Honrado, íntegro, comprometido con la defensa de la República española hasta decir basta en todo lo que se le conoce hasta la fecha, resulta difícil recoger en estas líneas el alcance de lo que a Escobar le supuso cumplir con su deber con el Gobierno legítimo: desgarrado por el dolor de ver a uno de sus propios hijos pasarse al bando de Franco, de saberlo más tarde caido en la batalla de Belchite, blanco él mismo de recelos y desconfianzas de los sectores más radicales – repudiado por sectores de la izquierda tanto como lo sería desde el primer momento de la contienda por la extrema derecha – y hasta objeto de un fallido atentado que no se ha llegado a esclarecer si fue perpetrado por quintacolumnistas infiltrados en la República. Herido en varias ocasiones el Presidente Azaña en persona le autorizó un peregrinaje a la Virgen de Lourdes, todavía convaleciente, que fue la comidilla de la retaguardia republicana, y de las malas lenguas que decían que aprovecharía el permiso para escapar a Francia ante lo crítico de la situación. No fue así, sino que regresó para pasar asumir el mando del ejercito de Extremadura, uno de los pocos operativos que aún le quedaban a la República, emprendiendo a inicios del 39 – ya perdida la batalla del Ebro – la que sería la última ofensiva, a la desesperada, de la Segunda República Española, en el sector de Valsequillo-Peñarroya, intentando desviar, con ello, el avance principal franquista y ganar el tiempo que no se llegó a tener para organizar una segunda línea defensiva en Cataluña.Tras la captura de Almadén y la ruptura definitiva del frente de Extremadura, caida ya Barcelona y perpetrado el autogolpe casadista en Madrid, Antonio Escobar Huerta, el último General de la República española en territorio nacional, rindió su mando ante Yagüe y sus legionarios en el antiguo casino de Ciudad Real el 26 de marzo de 1939. Leal a la República hasta el final, pudo haber escapado en una avioneta a Portugal pero decidió permanecer junto a sus hombres, convencido de no haber hecho otra cosa que cumplir con su deber de guardia civil y decidido a correr su misma suerte: el propio Franco intervino en persona para asegurarse de que fuese pertinentemente fusilado.Y esa “España mejor”, democrática, constitucional, que Escobar defendió con su vida hasta sus últimas consecuencias, aún no ha sido capaz de decir que el cargo acusatorio de “rebelión” por el que fue condenado por los “rebeldes” no tiene validez jurídica alguna; que su “Consejo de Guerra” fue una farsa predeterminada en su resultado antes de empezar, y que su ejecución, sin haber cometido crimen capital alguno, fue un simple y vil asesinato: parte del exterminio general llevado a cabo por la dictadura. Una mala ley “de la memoria” – hecha con más cálculo y miedo a los votos del que Escobar y los suyos mostraron a las balas de los sublevados cuando había que jugarse la vida defendiendo nuestra Constitución – ha dejado pasar la oportunidad de declarar la nulidad jurídica, de pleno derecho, de todo ello y de restaurar el honor de todas estas personas irrepetibles. Pero mejor no entrar en tales comparaciones entre unos y otros - la actuación de los hacedores de nuestra “olvidadiza” ley con la de los defensores de nuestra República perdida – que las comparaciones, a veces, pueden resultar demasiado odiosas.Antonio Escobar Huerta murió crucifijo en mano y mandando su propio pelotón de ejecución, el amanecer del 8 de febrero de 1940 en los fosos del castillo de Montjuic. Ninguna calle en Ciudad Real, Barcelona o Madrid, ni tan siquiera en Ceuta – su ciudad natal –, lleva su nombre, ninguna estatua conmemorativa recuerda entre nosotros a este guardia civil que mantuvo su palabra y cumplió con su deber más allá de lo que a nadie se le puede exigir. Ninguna izquierda democrática, ninguna derecha democrática, ha entendido todavía oportuno reivindicar la memoria de este hombre de honor que mantuvo su juramento de defender nuestra Constitución a tan alto precio. Peor para ellos. Para todos nosotros en realidad.<>.
Miguel Ángel Rodríguez Arias.

8/10/17

REVISTA AÑO 1929 LA REINA DE RUMANIA EN CEUTA


7/10/17

LA EUFORIA DE LA VIDA.- (MICRORRELATO)



Felicidad Hurtado
Me guiñaste un ojo al pasar junto a mí y yo te sonreí, ¡vaya que sí! que me dio una risa…Me guiñaste y me perdí entre dos mares cuando de niña los chicos les guiñaban a las chicas, y ellas les sonreía...Esa sonrisa que yo percibí en un instante de mi vida, quedó en el aire dormida y latente, pero viva…Era como si estuviera alerta a un despertar lejano, donde sólo la complicidad y la picardía se daban la mano. No lo pensé ni un instante y seguí sonriendo tras ese guiño como una chicuela adolescente. Estaba poseída por una fuerza interior que me empujaba a ir tras de ti, y tu sabiéndote ganador me llevaste por sendas inconfesables, donde la curiosidad se apoderó de las emociones más atrevidas de mi ser. No había nadie en aquel portal. Tan sólo tú y yo, y me dejé abatir por la aventura de traspasar los límites estipulados por la sociedad. No sentía nada de vergüenza. Era como si nos conociéramos de toda la vida. Nuestras manos batallaron en una lucha infinita escarbando por lugares recónditos, mientras boca con boca se liaron a batallar contra besos distorsionados de deseos, enganchándose las piernas en un abrazo interminable de tirabuzón y cuando estábamos casi culminando el baile del apasionado encuentro, se oyeron pasos bajando los escalones…Salimos pitando de allí como dos chiquillos haciendo travesuras, como cuando llamaba a todas las puertas de los pisos y te seguí...Te seguí como un galgo por la calle, toda llenita de gente desconocida, algunos conocidos por mí. Me escabullí entre ellos corriendo, corriendo tras de ti. Parecía que estábamos jugando al Rol en vivo y en directo, donde cada miembro del grupo lleva un instrumento con poderes para ir ganando. Tu llevabas una espada, la espada de Damocles, esa que pende de un hilo, como diciendo…ten cuidado, ten cuidado, que hay mil ojos diferentes acechando por las esquinas, espiando cada movimiento...pero...¿qué me importaba a mí la gente si aquella aventura era de lo más emocionante? Estaba hechizada, como poseída por una fuerza interior que me arrastraba a no detenerme jamás. Corrí y corrí tras de ti guiada por ese guiño atrevido y sugerente a la vez. Yo llevaba una caja de sorpresas, ¡vaya que sí! que cuando la abrí hasta yo misma me sorprendí al ver lo que contenía. Estaba llena de máscaras, y en cada una de ella había escrita una palabra...Niñez, Inocencia, Pudor, Curiosidad, Sueño, Ilusión, Esperanza. Un sinfín de adjetivos y apelativos referentes a las distintas etapas de la vida personal, de las cuales, ya sabía por propia experiencia, además contenía también varios uniformes femeninos, donde la niña, la hija, la colegiala, la hermana, la novia, la esposa y la madre se llevaban la palma. Me quedé patidifusa, sin reaccionar y seguí adelante, siempre tras de ti, sabiendo, que tu espada pendía sobre mi cabeza. De repente llegamos a un callejón, y en la curva, justo en la mitad, en un arrebato de ardor, nos besamos apasionadamente mientras me susurrabas al oído frases atrevidas y llenas de picardía seguida de ese guiño…Imagínate que estamos en un pajar los dos solos, revolcándonos como animales…Y yo sonriendo te sugería… No, mejor sentados en la butaca de un cine, viendo una película con las manos empeñadas en disfrutar del paquete vacío de palomitas…Y tú guiñándome…No, no, en un autobús repleto de gente, y yo tras de ti, respirando fuerte, para que escuches bien cuánto te deseo…Te miraba y me reía hasta que se nos acabaron las palabras y los besos…Y seguimos nuestras andanzas caminando de la mano, como si fuéramos novios de verdad hasta un jardín oscuro, oscuro y lleno de árboles altos y frondosos. No había nadie, tan sólo tú y yo y ahí fue donde descubrí otra máscara, la que llevaba puesta en la cara…La que te sonreía cuando tu me besabas y me abrazabas. Me apoyé sobre ese árbol y me dejé querer como nunca, abandonándome a la oscuridad de la noche y a tus ardientes manos de pasión, sin importarme nada, pasando del mundo y de los ecos lejanos. Me daba igual, como si nadie existiera tan sólo tú y yo…Me sentí fuerte y poderosa, como si fuera la dueña de mis emociones y de mis pensamientos, ¡vaya que sí! Que tenía el universo en mis manos y a mis pies…Estaba toda eufórica, como si tuviera alas…Era el momento más emocionante de mi vida…No sabía yo que tras ese guiño y aquella sonrisa se escondiera la euforia de la vida…

6/10/17

ORIGENES DE LA BANDERA DE CEUTA


Este es el origen resumido de la bandera de ceuta por nuestro colaborador José Luis Gómez Barceló, Cronista Oficial de Ceuta, a la duda de nuestro amigo Raf.Santiago




No son pocas las banderas de ciudades portuguesas que se basan en el jironado que parte de la bandera de San Vicente, adoptada por los dominicos en el siglo XIII.Esta misma bandera, jironada de blanco y negro, es la que tiene Lisboa, mientras que Villa Real la tiene de blanco y verde y Santarem en rojo.La razón por la que Ceuta asume la bandera de Lisboa es porque según la Crónica da Tomada de Ceuta de Gomes Eanes de Azurara y otros autores, esa bandera fue entregada por la Ciudad al Rey para llevarla a la conquista y fue la primera que se tremoló en las torres de la Ciudad.Concretamente, en el capítulo LXXXVI se explica cómo el mismo 21 de agosto de 1415, D. Juan I de Portugal mandó a Joham Vaaz d Almadaa que pusiera la bandera de la ciudad de Lisboa –a la que llama más adelante de San Vicente- sobre las torres del Castillo –en el texto en la torre más alta del castillo o alcázar merinida- mientras que otras banderas como las del Infante D.Duarte y la del Infante D. Enrique se tremolaron en la Villa de Fuera, es decir, en el Afrag.José Luis Gómez Barceló, Cronista Oficial de Ceuta....

5/10/17

FORTALEZA DEL HACHO


   

FORTALEZA DEL HACHO...por: red juvenil de ceuta



El lugar de la Fortaleza del Hacho donde nos hallamos se llama Antigua Puerta de Ceuta ,con una cota de 165 m , situado en el baluarte de la Tenaza.
         Al norte se encuentra el Peñón de Gibraltar, la otra columna de Hércules, denominada Calpe por los romanos, cambió su nombre por el del caudillo musulmán Tarik (Yebel Tarik), debido a que fue el punto de origen de la conquista árabe de la Península Ibérica, en el Siglo VIII. Como es bien conocido, Gibraltar es un colonia británica desde el 4 de Agosto de 1704, fecha de su conquista por una flota anglo-holandesa, quedando confirmada su posesión en el Tratado de Utrech en 1713 (las cumbres del Peñón definen una línea imaginaria norte-sur).
         El Estrecho de Gibraltar (antiguo Fretum Herculeum, Gaditanum, de Hispania, etc) es la referencia más significativa, punto de unión del Mar Mediterráneo con el Océano Atlántico, con una orientación Este-Oeste. El accidente geográfico es consecuencia de la separación de dos continentes, al Norte Europa y al Sur Africa, su mayor angostura, menos de 14 Km., se presenta entre las líneas determinadas por los puntos geográficos siguientes:
      • En la Península Ibérica , punta Europa (Gibraltar) y Punta marroquí (Tarifa).
      • En Africa, Punta Almina (Ceuta) y Cabo Espartel (Tánger).
         A partir de estos puntos citados el Estrecho se abre, de forma notable, en ambos costados.
         En la costa peninsular española, hacia el Este, se observa en el horizonte lejano la Cordillera Penibética y en el próximo la costa mediterránea, desde Guadiaro (límite entre las provincias de Cádiz y Málaga) hasta la bahía de Málaga.
         Esta costa perteneció durante los últimos tiempos de la dominación musulmana al reino nazarí, hasta la Conquista por los Reyes Católicos del Reino de Granada. Finalizando la Reconquista Peninsular con la toma de la capital en 1492 (setenta y siete años después de la conquista de Ceuta por los portugueses).
         Al Este , sólo hay que resaltar el Mar Mediterráneo.
         Al Sureste, en el horizonte lejano, puede observase la Cordillera del Rif, que nace en la desembocadura del río Muluya (próximo a Melilla) y finaliza en el valle del río Martín (antiguo Guad el Jelú).
         La zona norteafricana ha estado ligada a la Península a lo largo de su historia, así :
       En época romana, la Mauritania Tingitana tuvo una dependencia de Hispania, posteriormente se mantuvo esta relación con los romano-bizantinos, sucediendo lo mismo en tiempos de ocupación visigoda.
       Durante el dominio musulmán, a partir del año 711, se presentaron diferentes situaciones, desde un control africano hasta su dominio por el Estado Omeya de Córdoba, llegando a ser Ceuta independiente en ciertos momentos.
       A partir de 1415, con la conquista de Ceuta por Portugal, se inicia la ocupación del Norte de Africa por los reinos peninsulares, continuando las conquistas portuguesas con la ocupación de Alcázar-Seguer, Tánger, Arcila, etc., en la Península de la Yebala, llegando por Oriente hasta Cuatro Torres de Alcalá (próximo al Peñón de Vélez); donde surgieron los primeros conflictos de delimitación con Castilla sobre los derechos de Conquista en el Norte de Africa.
       En 1580, con la unión de España y Portugal, Ceuta continuó perteneciendo a esta última, pero se inició un mayor contacto con los naturales del sur peninsular, que llevaría a que, en 1640, cuando se produjo la nueva separación de ambos reinos, decidiera continuar bajo la corona española.
       Con el tiempo, Portugal perdió los posiciones norte africanas, siendo hoy en día España la única nación Peninsular que mantiene su soberanía en ambos lados del estrecho, en las ciudades de Ceuta y Melilla e Islas Chafarinas, Alhucemas, Peñón de Vélez, Perejil y Alborán. Estando estos territorios situados entre el Estrecho de Gibraltar y la desembocadura del río Muluya.

 La práctica totalidad de la zona rifeña constituyó el Protectorado del norte hispano-marroquí, junto a la península de la Yebala, desde 1910 (Consecuencia del Tratado de Algeciras) hasta la independencia de Marruecos en el año 1956.
         El río Martín, río Tamuda de la época romana, baña la ciudad de Tetuán (antigua capital del Protectorado) y desemboca en las proximidades de Cabo Negro, accidente geográfico situado al Sur del Hacho.
         Desde el río Martín hacia el Suroeste, paralelamente al mar Mediterráneo, en el horizonte lejano se observa la Sierra del HAUS, que converge en Ceuta con la Sierra de Bullones procedente de Tánger y paralela al Estrecho de Gibraltar.
         Ambas cordilleras y sus estribaciones constituyen la Península de la Yebala. Esta zona geográfica marroquí, inmediata a la Ciudad de Ceuta, es de dolorosos recuerdos para ella, pues ha sido desde donde la ciudad ha sufrido numerosos asedios y, debido a lo agreste de su constitución, se ocasionaron numerosas perdidas humanas en las fuerzas expedicionarias españolas, de la guerra de Marruecos de 1859-60 y posterior ocupación del Protectorado, a partir de 1910.
         En la sierra del HAUS son de resaltar los accidentes siguientes:
      • El Yebel DERSA, que oculta la ciudad de Tetuán y,
      • al Oeste, el Hafa EL HUESTIA (840 m), máxima elevación de la sierra .
         Entre la sierra del HAUS y la costa se puede reconocer el Monte ZEM-ZEM, de forma cónica, que separa los valles de los ríos SMIR al sur y NEGRON al Norte, ambas zonas de albufera.
         En la costa, entre Cabo Negro y los limites fronterizos de Ceuta, destacan los núcleos habitados de Rincón del Medik (próximo a Cabo Negro), Restinga (cerca de la desembocadura de río Negrón), Riffien (lugar donde se edificó el primer acuartelamiento de la Legión en Marruecos) y Castillejos (población cercana a la frontera ceutí). Por esta llanura se realizó la penetración en Marruecos de las tropas españolas en 1859, al mando del General Prim, venciendo a los marroquíes en la batalla de los Castillejos, para dirigirse a continuación a la conquista de Tetuán; finalizando la guerra con la victoria de Wad-Ras (marzo de 1860).
         Ya en la Sierra de Bullones, siguiendo las máximas alturas próximas a Ceuta, de Sur a Norte, se reconocen los siguientes accidentes:
      • Hafa el Uest (480 m.)
      • Boquete de Anyera
      • Yebel Fahies (759 m.)
      • Yebel Musa (849 m.)
         Este último debe su nombre al Jefe de las Tropas musulmanas que conquistaron la Península Ibérica, en el siglo VIII.
         Debido a lo agreste del terreno, esta sierra fue casi siempre evitada como vía de penetración, desde tiempo de los romanos, así, cuando a partir de 1910 se inició la ocupación del Protectorado y se adoptó la decisión de ocupar previamente sus alturas, se ocasionó una autentica sangría humana en las tropas españolas.
         Todavía en Marruecos (en las inmediaciones a la zona neutral), en la propia zona neutral y en el Campo exterior de Ceuta, de Sur a Norte, discurre la Sierra de Beliunex, desde la frontera del Tarajal (Mar Mediterráneo) hasta el pueblo marroquí de su mismo nombre (inmediato a la barriada de Benzú, en el Estrecho de Gibraltar). En la zona española de la crestería se construyeron diversos torreones, después de la guerra con Marruecos en 1860, para la vigilancia de la nueva frontera, figurando de sur a norte los de Mendizábal, Piniés, Francisco de Asís, Isabel II, Renegado, Anyera, Aranguren y Benzú, este último se transformó en un fuerte y finalmente desapareció por las obras de una cantera, además se construyó el fuerte del Príncipe Alfonso.
         Desde el campo exterior hasta el Monte Hacho la Ciudad se divide en dos zonas: entre el Foso de las Murallas Reales –navegable- (construido por los portugueses y ampliado y mejorado por los españoles) y el Foso Almina, se situó la mayor parte de la población portuguesa, en el período de su dominación; y entre el Foso Almina y la cortadura del Valle, se expansionó la ciudad ya en época española.
         Termina el territorio ceutí en Punta Almina (Monte Hacho), el punto más oriental de la Península de la Yebala, lugar donde esta situado el Faro de Ceuta.
         Al oeste se puede observar el Océano Atlántico, a través del Estrecho de Gibraltar.
         En el Noroeste, el primer punto de la Península Ibérica es Punta Marroquí, en la Isla de las Palomas (Tarifa), siendo un lugar de reconocido valor arqueológico (se han encontrado sepulturas fenicias, etc.) y ocupada actualmente dicha isla por una guarnición militar y un faro.
         Inmediato a la Isla de las Palomas se encuentra la Ciudad de Tarifa, descrita en el S. XI por el célebre geógrafo ceutí Idrisi: “Tarifa esta situada en la costa del Mediterráneo en el principio del estrecho que lleva el nombre de Al-Zokak, a su occidente está el mar Océano. Es una villa poco importante, con murallas de tierra y atravesada por un río. Hay allí mercados, posada y baños. Frente a frente hay dos islotes, de los cuales uno se llama Alcantir, situados a corta distancia del Continente”. En el año 1292 fue conquistada por Sancho IV de Castilla, quedando incorporada a esta corona desde entonces.
         Continuando hacia el Noroeste, destacan en el horizonte las Sierras del Cabrito y del Bujeo, llegando en la costa del Estrecho a Punta Carnero, paralelamente a dichas sierras, lugar en el que se abre la bahía de Algeciras, estando situada en sus proximidades la ciudad de igual nombre, frente a Gibraltar. El puerto de Algeciras es el punto peninsular de enlace habitual con la ciudad de Ceuta.
         Al Yecirat al Yadra o Isla Verde, nombre árabe con el que se denominaba a Algeciras, alcanzó cierta importancia en los siglos XIII y XIV, durante todo el periodo en que se prolongó la Batalla del Estrecho. Su reconquista acaeció en tiempos de Alfonso XI de Castilla (1344).
         Siguiendo la orientación Oeste-Este, se reconoce en la costa el seno de la Bahía de Algeciras y en el horizonte lejano Sierra Carbonera, vislumbrando en dicha costa las chimeneas de la refinería de S. Roque (Ciudad que se originó como consecuencia de la ocupación inglesa de Gibraltar, poblada por los gibraltareños de entonces, quienes conservan hasta el día de hoy el pendón de la Ciudad ).
         Próximas a S. Roque, se encuentran las ciudades de la Línea de la Concepción y Gibraltar, la primera nació en el istmo, para contener el avance en la ocupación británica de la zona neutral y la segunda, tal como se indicó anteriormente, es una colonia británica reivindicada por España.
         En este punto se cierra la vuelta, entrando de nuevo al mar Mediterráneo, a partir de Punta Europa (Gibraltar), con la cordillera penibética en el horizonte lejano y Sierra Carbonera en el próximo.
RESEÑA HISTORICA DEL ACUARTELAMIENTO
         El monte Hacho, conocido en la mitología como una de las Columnas de Hércules – la antigua Abila púnica-, ocupa el extremo oriental de la Península de la Yebala y recibe su nombre de la función de Atalaya u Observatorio marítimo y terrestre que desempeñó desde la más remota antigüedad.
         Al igual que sucedió en toda la costa meridional de la península, cuando los vigías descubrían algún navío enemigo aproximándose a la plaza lanzaban una o varia teas encendidas (según el número de barcos), para prevenir a la guarnición ceutí.
         Tea, facho o hacho, son palabras romances, que derivan del latín FAX. Dicho vocablo, asimismo, significa “sitio elevado cerca de la costa”.
         Esta permanente función de observatorio fue desempeñada por la fortificación del Hacho desde los tiempos más antiguos y, como simple prueba de ello, vamos a citar tres breves referencias:
      • La primera, fechada el 12 de Agosto de 1418, se produce con motivo del asedio musulmán a la recién reconquistada Ceuta, gobernada por D. Pedro de Meneses. Durante el mismo, los reyes de Granada y Fez y el Señor de Arcila, sitian la Plaza por tierra y efectúan simultáneamente un desembarco en la Almina, por el este.
      • La segunda tiene lugar durante el largo sitio que el Sultán Muley Ismael puso a Ceuta, entre 1694 y 1728.
      • La tercera, por último, es una clara referencia citada en un “plano de Zeuta y su Almina”, fechado el 1 de noviembre de 1717.
         El Acuartelamiento del Hacho, con un perímetro aproximado de 1500m y una superficie de 108.291m2, esta situado en el interior de las murallas de igual denominación.
         La Fortaleza, según algunos autores, fue construida originalmente por los romanos durante los primeros siglos de nuestra Era y luego restaurada, ampliada y mejorada sensiblemente por los bizantinos del Emperador Justiniano I (año 531). Se basan en relatos de aquel tiempo, en el cuál envió el Emperador al más insigne de sus Generales, Belisario, con la misión de destruir el Imperio de los Vándalos en el Norte de Africa. Procopio, secretario del General y testigo de los hechos, refiere en sus obras algunos detalles de importancia capital:
      • Uno, es la orden terminante de Justiniano a Belisario: “Establecerse en el paso a Hispania, que se llama Septa, empleando tantas fuerzas como sea menester y dejando allí un Tribuno prudente y fiel”.
      • Otro dice: “Hacia las Columnas de Hércules, en el litoral africano estuvo una Ciudadela llamada Septón, construida por los romanos en época anterior, que iba derrumbándose por inclemencia de los tiempos y sobre todo por la incuria de los Vándalos. Justiniano la ha rodeado de buenas murallas, ha puesto en ella una buena guarnición y ha construido la hermosa iglesia dedicada a la Santísima Virgen. Como allí esta el límite de sus Estados, ha hecho de manera que esta fortaleza sea inexpugnable”.
         En el año 709, los árabes de Muza reciben intacta la Ceuta visigoda, gracias a la traición del Conde D. Julián. Desde entonces hasta 1415, permaneció la ciudad bajo poder musulmán.
         Washington Irving, en sus Crónicas Moriscas, describió en varios sucesos a la fortaleza, en sus relatos sobre la vida del Conde D. Julián y familia, indicando: “la condesa Frandina se hallaba sentada a altas horas de la noche en su cámara de la Ciudadela de Ceuta, la cual se yergue sobre una encumbrada roca que domina el mar”…“aquella fortaleza estaba construida sobre ese altísimo promontorio en el cual Hércules apoyó uno de sus pilares”…, “Alahor embarcó para España y ordenó prender fuego a la Ciudadela de Ceuta”.
         La Fortaleza del Hacho va a conocer dos periodos en su historia musulmana: uno de esplendor hasta 1149 y otro de destrucción y abandono entre 1149 y 1415.
         El Sultán Abdelmumen, enfurecido por la tenaz resistencia de sus antecesores almorávides, ordenó que “se esparciese a los supervivientes por Bervería y se destruyese la ciudad totalmente, declarándola lugar desierto y prohibiendo fuese poblada mientras el viviese”.
         Las consecuencias del terrible episodio, para la fortaleza del Hacho, fueron, la destrucción de todas la obras interiores y derribo de unos 500 metros de muralla. Eso la dejó inservible y sin valor militar alguno.
         En 1309, hubo un tímido intento de restauración, por parte de los granadinos, que entonces dominaban Ceuta, pero la rápida conquista del Sultán merinida de Fez, Abu Rebiaa, aliado de Jaime II de Aragón, paralizó rápidamente las obras.
         Semiderruida e inservible la encontraron los portugueses, en 1415, y así la conservaron para sus herederos españoles, que persistieron en su abandono hasta 1771.
         En todo momento hubo en ella una guarnición, de mayor o menor importancia. En el siglo X, se construyó en lo alto una Mezquita con casa y cementerio anexo. En el siglo XI, se completaron aquellas construcciones con un bastión o calahorra, semejante a un pequeño palacio (en el alto del Vigía) y, asimismo, se instalaron dentro del recinto, silos, otros cementerios, cuarteles, campos de tiro de arcos y ballesta, observatorio, etc, …
         De la original construcción, según algunos, romana y bizantina, pero seguro mantenida y completada durante un tiempo por los musulmanes, quedan, unos 1025 mts. de muralla, con 41 torres de planta semicircular (una de ellas fuera del actual recinto y desmochada), y en la que se adivinan sus antiguas almenas macizadas.
         En 1771 dieron comienzo las obras de restauración con el fin de construir una Ciudadela moderna, aprovechando las magnificas murallas y torres que aún quedaban en pie. Para ello se revocaron y rellenaron multitud de grietas y oquedades, se macizaron las almenas, se aterraplenó el interior de los muros, se cerró el recinto -500 m- con una cortina lisa y en escarpa (como exigían los procedimientos de fortificación de la época), se abrieron dos puertas nuevas (la de Ceuta y la de Málaga), se adosaron seis baluartes, también en escarpa, para el flanqueo del recinto y, finalmente, se construyó un baluarte exterior (el tambor o pastel).
         Además, en el interior, se edificó un “Cuartel con Pabellones y Cisterna capaz de 300 hombres”, una nueva Casa del Vigía y Almacenes de pólvora y víveres y en el Baluarte de Málaga y proximidades de los de San Antonio y San Amaro. Todos estos edificios (menos el último) conservan hoy día completamente intacta su estructura.
         Al finalizar las obras recibió la Fortaleza un pequeño destacamento de Artilleros, con sus cañones, retornando así a su antigua condición de Ciudadela.
         En 1810, recibió la fortificación una insólita visita. Se trataba del Regimiento nº 4, ingles, con el Mayor General Fraser al frente, teniendo la misión de reforzar las defensas de Ceuta contra una posible agresión francesa.
         La represión de Fernando VII, hacia los Constitucionalistas, aconsejaron al Comandante General a recluir una buena parte de los presos políticos en la Fortaleza.
         De esta manera se inicia en la Fortaleza de Hacho una triste historia, la penal.
Durante la segunda mitad del siglo XIX, la Fortaleza fue artillada con el material más moderno de entonces, el OHRS 21 cm. Mod. 1870, desartilladas a principio del siglo XX, siendo sustituidas por Baterías de OHS 24 cm. sistema Ordóñez, Mod. 1891.
         Desde el año 1908 hasta 1936 la única representación artillera de la Fortaleza fueron los cañones de 24 cm. Ordóñez, Mod. 1891. Produciéndose en este periodo una serie de innovaciones y la ocupación de pequeños destacamentos de otras Armas:
      •1. En 1910, el Arma de Ingenieros instala un Palomar Militar en la Torre del Almacén, inmediato al Baluarte de San Antonio.
      •2. Entre 1908 y 1910, la Sección de Telegrafía Óptica del Batallón de Ingenieros de Tetuán instaló una Estación Heliográfica, en un pequeño edificio próximo a la Casa del Vigía. Permaneció hasta 1932, año en que se efectuó la entrega a la Comandancia de Artillería, para convertirlo en Estación Telemétrica, Meteorológica y Aerológica.
      •3. En el año 1928 se inicia el proyecto para la instalación de luz eléctrica en la Fortaleza.
      •4. Durante el año 1928 también se instala, en la Casa del Vigía, la primera centralita telefónica.
         En 1965 se disolvió el Regimiento Mixto de Artillería Nª 8, desplazándose el Grupo Antiaéreo a la Puntilla, quedando en la Fortaleza sólo la Batería K-3 y la Prisión Militar.
         En 1981 el GAAAL del RAMIX 30 regresó a la Fortaleza.
         En 1985, el día 1 de Septiembre, se creo el GAAAL VI a partir del citado GAAAL del RAMIX 30, al igual que sucedió con el GACTA-CEUTA con origen en el Grupo de Costa del mismo Regimiento e independiente a partir del 1 de Julio de 1996.
         En 1985 se crea la Unidad de Servicios del Acuartelamiento USAC “EL HACHO”.
         Las últimas construcciones de importancia han sido: un edificio de dos plantas para alojamiento de Tropa, en el camino norte (1986/87); Talleres de Automóviles en la huerta sur (1992); Puesto de Mando fortificado del Grupo de Costa en puerta de Málaga (1.995), nuevo edificio para alojamiento de Tropa en el camino norte (2005) y nuevos talleres de mantenimiento para el GAAAL VI junto al mismo camino norte (2005).
PRISIÓN DEL HACHO
         A principios del siglo XIX el rey Fernando VII llevó a cabo una fuerte represión sobre los constitucionalistas, siendo este el origen de la Prisión del Hacho. Uno de los presos, personaje de reconocido valor humano y representante del pueblo durante un largo periodo de su vida, fue D. Agustín Argüelles –detenido después del golpe de Estado de 4 de mayo de 1814-.
         El Penal de Ceuta tenía entre sus prisiones de mayor dureza la del Hacho, donde se encerraba a los incomunicados, divididos en tres clases:
      1. Políticos (de Ultramar y convictos de la Península).
      2. Incorregibles y forzados (trabajos de fortificación).
      3. Soldados, por delitos militares y sobrantes del Principal.
         A finales del siglo XIX su población penitenciaria era de 754 presos, con cinco naves (cuya capacidad real era para 300).
         El Presidio pasó por diversas vicisitudes durante mas de 160 años de vida. En 1910 se suprimió el Penal de Ceuta, pero la Fortaleza continuó su labor, como centro de reclusión de Oficiales, Suboficiales y Tropa. En 1979 comenzó el fin de la prisión, mediante el traslado de los últimos residentes a Cádiz y, en febrero de 1981, sería suprimida la Dirección y Administración de la Prisión Militar.
         Desde ese momento la Fortaleza militar del Hacho volvió a sus orígenes castrenses.
         El Penal y la Prisión Militar fueron, desde su creación, focos de animadversión hacia la fortificación, a la que no era posible tener presente como un monumento. No siendo hasta fechas recientes –1981- cuando se ha podido abrir sus puertas a cuantos han deseado visitarla.
         Son numerosas las anécdotas descritas en la bibliografía existente sobre la prisión del Hacho, pero es una, concerniente a un hecho producido a mediados del siglo XIX, con Doña Agustina de Aragón como protagonista, la que, tal vez, tenga un valor sentimental mas elevado:
         Las autoridades ceutíes requirieron la presencia de Doña Agustina en el Hacho, con el fin de dominar pacíficamente a la población del presidio, que se encontraba en ese momento en una situación crítica. Sin dudar un instante, la heroína de Zaragoza vistió el uniforme militar y, tras su actuación personal, la población reclusa depuso su actitud de amotinamiento.

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA