MURALLAS MERIDINAS

Barriada de Ceuta

MUJER MUERTA CEUTA

Monte Yebel Musa Ceuta

BAHÍA DE CEUTA

Vista de Ceuta

MOSAICO

1º portal de blog de ceuta

....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándanoslo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

miércoles, diciembre 07, 2016

COMANDANTE DE REGULARES DE CEUTA

GUERRA CIVIL ESPAÑOLA,FOTOGRAFIA COMANDANTE DE REGULARES DE CEUTA CON NIÑA Y COCHE ANTIGUO.1937

martes, diciembre 06, 2016

DIA DE LA CONSTITUCION ESPAÑOLA


http://www.proyecto-es.com/
La Constitución Española vigente en la actualidad fue aprobada en referéndum el día 6 de diciembre de 1978 (por eso, en ocasiones se le llama cariñosamente “La Nicolasa”, por haber sido aprobada el día de San Nicolás).
En algunos lugares de España existen tradiciones ligadas a la celebración de San Nicolás de Bari; en especial, en Alicante, ciudad de la que es patrón. Procesiones, actos religiosos, alardes de Moros y Cristianos, que se suman a las celebraciones cívicas de la Constitución.
En la preciosa ciudad andaluza de Cádiz, las celebraciones nos remiten a otra Constitución, la primera redactada en España y aprobada, con la ciudad de Cádiz prácticamente sitiada por las tropas de Napoleón, el día 19 de marzo de 1812 (siguiendo la tradición española, esta constitución es conocida como “La Pepa”).
El día 19 de marzo, sin embargo, es famosa en España por ser día festivo, San José, y porque es el día en que se celebra el Día del Padre.
A muchas personas les parece curioso que en diciembre, con un solo día de diferencia, hay dos días festivos. Uno de ellos, del que ya hemos hablado, es la celebración y fiesta cívica de la Constitución Española, el día 6. El día 8 también es día festivo, en este caso por motivo religioso, al celebrar el misterio católico de la Inmaculada Concepción. La Virgen María, en su característica de la Inmaculada Concepción es la patrona de España, dado que la iglesia española defendió durante muchos siglos este misterio, que solo en el siglo XIX fue aceptado por El Vaticano.

domingo, diciembre 04, 2016

PROGRAMA DE ACTOS DE NAVIDAD 2016 CEUTA


Programa de actos para la navidad en ceuta 2016 de la Consejeria de Juventud Deportes Turismo y Fiestas 
CIUDAD AUTONOMA DE CEUTA














Edificio de la Autoridad Portuaria

http://www.ceutaturistica.com/

Situado en el Muelle de España, es uno de los primeros edificios con estética de barco construídos en España. Es obra del arquitecto Manuel Latorre Pastor y se construyó el año 1929.

Es un claro ejemplo de arquitectura modernista, con estética de máquina.

El edificio simula un barco partiendo de la ciudad. Las dos primeras plantas forman el casco del barco, sobre las que asienta el puente. Los vanos imitan ojos de buey y otras piezas simulan una chimenea.

sábado, diciembre 03, 2016

Justin y la espada del valor y nuestra amiga Alba

Un joven que aspira a convertirse en caballero. Ese es el argumento de esta cinta de animación que se estrena el 20 de septiembre con las voces de Antonio Banderas e Inma Cuesta


Ambientada en un fantástico escenario, a caballo entre el mundo medieval y un mundo mágico, 'Justin y la espada del valor' llega el próximo 20 de septiembre a la cartelera española para narra la aventuras y desventuras de un joven que persigue su gran sueño, que no es otro que convertirse en caballero. La cinta de animación es obra de Manuel Sicilia, que ha destacado en el gremio por 'La dama y la muerte' -un corto nominado al Oscar hace dos años- y por ganar un Goya con otra película de animación con 'El lince perdido'. Sicilia ha contado con Antonio Banderas como productor y como doblador de uno de los personajes. Inma Cuesta, conocida por su papel en 'Aguila Roja', también presta su voz a una de las protagonistas....fuente:diariovasco.com


Una empresa Granadina. (Kandor Graphics). En la cual más de 150 personas han trabajado en esta película, que ha tardado en hacerse 4 años. El presupuesto de la peli ha sido 22 millones de euros. En esta empresa trabaja Alba Azcona Rivas la hija de una funcionaria del ayuntamiento de Ceuta, desde Blogceuta vaya nuestras felicitaciones y suerte para esta película 




viernes, diciembre 02, 2016

Morir en la mar: el hundimiento del Guadalete





La serie de dragaminas a la que pertenecía el Guadalete fue la respuesta de la Armada a la necesidad de rastrear las miles de mina abandonadas en el mar tras las guerras mundiales y nuestra propia Guerra Civil. Basado en un diseño alemán, eran buques proyectados para las tranquilas aguas bálticas y para quemar el excelente carbón de la cuenca del Rhur. La mala calidad del carbón nacional y las agitadas aguas de nuestras costas influyeron decididamente en su amargo y triste final.

La noche del 24 ya fue mala. Hacia las tres de la mañana, el jefe de máquinas se quejaba al puente de que el carbón era tierra y que una vez quemado obligaba a un esfuerzo descomunal para mantener limpios los ceniceros. Al amanecer los taquímetros de velocidad descendieron a 90 revoluciones, incapaces de mantener el régimen requerido de 120. Dada la situación, el comandante reunió a los oficiales y entre todos llegaron a la conclusión de que en esas condiciones no podrían alcanzar el puerto de Melilla, a 90 millas, ni el resguardo de Alhucemas, a 60. Lo prudente era dar media vuelta y regresar a Ceuta.

Durante dos horas estuvieron intentando virar sin éxito. La mar era una montaña de espuma y las máquinas no daban revoluciones suficientes para vencerla. Las olas barrían la cubierta y el agua entraba a bordo debido a un frisado deficiente, de modo que el dragaminas se hacía más pesado con cada golpe de mar. Fue entonces cuando se perdieron las comunicaciones con tierra.

En esas circunstancias, el comandante decidió jugárselo todo a una carta y se arrojaron a la caldera mesas, bancos y toda la madera que pudiera alimentar el horno. La presión subió instantáneamente y con mucho esfuerzo se pudo ganar la virada. El barco puso proa al oeste, pasando a recibir la mar de popa como los zarpazos de un lobo hambriento y avanzando a impulsos de las olas más que al de su propia propulsión. Al amanecer el timonel informó que el servomotor del timón comenzaba a fallar. Con caídas intermitentes de las revoluciones de la máquina y fallos del timón, no quedaba sino esperar el momento dramático en que coincidieran ambos fallos, lo que vino a suceder cuando apenas era posible encontrar a bordo madera con que alimentar la insaciable caldera.

Cerca del mediodía se produjo el temido fallo múltiple, el barco dio una guiñada y quedó atravesado a la mar con las máquinas paradas. Las olas seguían golpeándolo con fuerza y los compartimentos más expuestos comenzaron a inundarse más allá de la capacidad de achique de las bombas eléctricas. Los marinos multiplicaban esfuerzos tratando de ganar la partida al mar y la fatiga comenzaba a hacer mella en ellos cuando, hacia la una de la tarde, vieron aparecer un buque de guerra que les enviaba señales con un proyector en medio del temporal. Con el corazón lleno de gozo les hicieron saber su desdichada situación pidiéndoles remolque, sin embargo el misterioso buque se limitó a mantenerse en las proximidades sin identificarse ni prestar ningún tipo de auxilio, desapareciendo una hora después en dirección a Gibraltar. Nunca se supo su nombre ni su bandera.

Con algunos trozos secos de carbón escogido, los marinos del Guadalete consiguieron arrancar unas revoluciones a la máquina y desde la radio acertaron a comunicar la situación del barco al dragaminas Guadalhorce, pero la suerte del barco estaba echada y cuando los hornos volvieron a apagarse, la dotación se concentró en el puente esperando la orden de abandono de buque, lo que se produjo hacia las seis de la tarde, cuando la noche comenzaba a tender su negro manto sobre las encrespadas olas del océano.

Para entonces los zarpazos del temporal se habían llevado todas las balsas salvavidas menos una, alrededor de la cual se concentraron los náufragos que no cabían en su interior. Extenuados físicamente, la corriente tendía a separarlos del grupo, a pesar de los esfuerzos del alférez de navío Alfonso Moreno, que empeñaba sus gastadas fuerzas en mantener el grupo unido en busca de un golpe de suerte. Fue entonces cuando lo vieron venir.

Se trataba del Podestá, un buque mercante de bandera italiana que con las últimas luces del día había atisbado unos náufragos, dirigiéndose inmediatamente hacia el grupo lanzando al mar una serie de escalas, redes y roscos salvavidas a los que los náufragos se asían como la última luz de la esperanza. Pero habían pasado demasiadas horas expuestos a un mar duro y despiadado y apenas conservaban fuerzas, por lo que, en su ascenso al Podestá, algunos caían exhaustos, arrastrando en su caída al mar a otros pobres infelices que tampoco tenían fuerzas para sostenerse.

Mariano García Romeral, un contramaestre que ya se había distinguido por su compañerismo y espíritu de sacrificio mientras el barco se mantuvo a flote, luchó hasta el último suspiro tratando de ayudar a sus compañeros a subir a bordo del buque italiano, cuando al fin él mismo consiguió alcanzar la seguridad de la cubierta cayó derrengado para nunca volver a levantarse. Su certificado de defunción apuntó como causa de la muerte el agotamiento extremo.

A la mañana siguiente el destructor Císcar encontró siete cadáveres flotando sobre las olas. De un total de 78 hombres, 34 murieron o desaparecieron en el Estrecho. Queda para siempre el interrogante de qué hubiera pasado si el misterioso buque que asistió en silencio a la agonía del dragaminas se hubiera decidido a cumplir con la más elemental de las leyes de auxilio en la mar. En su conciencia queda.

Que descansen en paz. Los que puedan.

jueves, diciembre 01, 2016

Mantecados de aceite de oliva

http://www.divinacocina.es/

INGREDIENTES para 12-15 mantecados
  • 250 gr de harina
  • 125 gr de azúcar glas
  • 100 ml de aceite de oliva suave
  • La ralladura de 1 limón
  • 50 ml de anís dulce
  • 1 cucharadita rasa de canela molida
  • Semillas de sésamo (ajonjolí) tostado
  • Azúcar glas para espolvorear los mantecados
ELABORACIÓN
  1. Tostamos la harina en una sartén a fuego suave hasta que tome un poco de color con mucho cuidado de que no se queme. Hay que revolver evitarlo. En cuanto tome un poquito de color por igual la retiramos.
  2. Tenemos que esperar que se enfríe la harina antes de trabajarla. Mientras tanto en un bol vamos poniendo el resto de todos los ingredientes, todos a la vez, no importa el orden, y los vamos mezclando. Una vez que esté fría la harina la añadimos y mezclamos la masa con fuerza hasta que se forme una bola que no se pegue a las manos.
  3. Extendemos la masa en porciones con el rodillo hasta que tenga 1 cm de espesor y vamos cortando círculos con un cortapastas o la boca de una vasito.
  4. Colocamos en una bandeja de horno, espolvoreamos con semillas de sésamo y un poquito de azúcar moreno (o blanquilla, a tu gusto), y horneamos a 170º una media hora. Coloca la bandeja en la parte de abajo para que no se nos quemen los mantecados y se hagan bien por dentro.
  5. Hay que esperar a que enfríen para que tengan la textura adecuada y poder consumirlos.
CONSEJOS Y COMENTARIOS

Estos mantecados de aceite de oliva son facilísimos de preparar y tienen un sabor buenísimo. Esta una opción sabrosa y natural de evitar la manteca de cerdo en estos dulces navideños.

miércoles, noviembre 30, 2016

Ceuta y la política africana (s.XV)

http://www.mgar.net
En 1415, cuatro años después de la firma de la paz con Castilla, el rey de Portugal, al frente de una enorme expedición militar (19.000 combatientes, 1.700 marineros y 200 navíos), conquistó la importante ciudad de Ceuta, al norte de Africa. este hecho es considerado como punto de partida de la política oficial de expansión ultramarina. ¿Qué razones llevaron a los portugueses a Ceuta? Esta cuestión es uno de los debates obligatorios de la historiografía portuguesa. La explicación tradicional era la de la crónica de Zurara: los infantes acordaron pedir a don João I la realización de un gran torneo durante el cual habían de ser armados caballeros, pero el veedor de Hacienda, João Afonso, los convenció de que los caballeros deben ser armados en campañas auténticas, no en alegres pasatiempos, e insinuó el proyecto de una expedición al Norte de Africa. Esta narración fue refutada por António Sérgio en un ensayo que adquirió prestigio rápidamente. A partir de la publicación de aquellas brillantes páginas (1919) no cesaron las especulaciones sobre el tema; una buena síntesis de las numerosas razones contemporáneas es la que ofrece Jaime Cortesão: la conquista y ocupación de esta ciudad, cabecera de una ruta comercial hacia la región del oro, llave del Estrecho , compuerta del Levante con Occidente, centinela y avanzadilla contra las incursiones de loscorsarios musulmanes a las costas portuguesas, fue, según creemos, una especie de prólogo para el vasto plan de expansión. Pero, como siempre, el intento de hallar explicaciones de hoy para hechos que no son de hoy topa con grandes dificultades. Ceuta no era terminal de la ruta del oro (aunque el oro llegase allí, al igual que en todas las ciudades del Africa Septentrional), no era la llave del estrecho, pues nunca consiguió cerrar la comunicación entre los dos mares, no desempeñaba un papel decisivo en la represión de la piratería, visto que ésta se intensificó después de la conquista de la ciudad, y no existe documento alguno que autorice la afirmación de una conexión intencional entre la operación de 1415 y el plan de expansión marítima, plan que probablemente ni siquiera existía en la fecha en que fue decidida la expedición a Ceuta. Por tanto, la versión de Zurara es, a pesar de su antigüedad, la que está más de acuerdo con todo lo que conocemos, y también con la mentalidad de la época. Don João I había hecho voto de que, si llegaba a ver concluida con éxito su guerra con Castilla, haría una fiesta como nadie había visto entonces. Ese proyecto de conmemoración cambió después, y en lugar de una fiesta de caballería se hizo una expedición caballeresca, que tenía la ventaja de proporcionar el provecho del saqueo.
[...] Con la conquista portuguesa, Ceuta, que había sido un activo centro comercial, se convirtió en una ciudadela en lucha constante que debía ser abastecida por mar con recursos llegados de Portugal. En 1425, el infante don Pedro escribió que Ceuta se estaba convirtiendo en un muy buen sumidero de gente, de armas y de dinero, añadiendo que en Inglaterra se pensaba que la conservación de la ciudad era un error. A pesar de todo, Ceuta fue mantenida, y la idea de una expedición militar al norte de Africa fue una de las constantes de la política portuguesa hasta finales del siglo XVI. En 1437 se llevó a cabo una nueva expedición, que tenía por objeto la conquista de Tánger, Arcila y tal vez otras regiones más. La empresa terminó en un completo desastre militar. Para poder reembarcar, los portugueses se comprometieron a restituir Ceuta a los musulmanes. El infante don Fernando, hermano del rey don Duarte, quedó como rehén del cumplimiento de la promesa. Las Cortes, llamadas a pronunciarse sobre el asunto, no aprobaron las negociaciones, y el infante murió en el cautiverio.
Abandono de plazas en el norte de Africa (s.XVI):
La señal de alarma de la crisis [excesivo esfuerzo en el control de extensos territorios] se dio ya bajo el reinado de don Manuel, en 1515. Después de la conquista de Azamor [en la actualidad Azemour o Moulay Bou Chaib], el rey quiso ampliar las bases portuguesas en el litoral marroquí, tal vez como preparativo para la conquista del reino de Fez. Este dominaba una región agrícolamente fértil, y representaba una amenaza cada vez más grave para la presencia portuguesa en el norte de Africa. En 1515 partió del Tajo una armada con mucha gente cuya misión era construir dos fortalezas: Mamora y Anafé (junto a la actual ciudad de Casablanca). Pero los moros atacaron y el desastre fue enorme: cuatro mil hombres, cien naves, toda la artillería perdida y la gente destinada a la colonización apresada y vendida como esclava. Ninguna otra expedición había salido tan cara al país. El rey preparó inmediatamente la revancha: fue anunciada una nueva expedición y llegó a nombrarse su capitán; pero no se obtuvieron ni gente ni dibero para armas y naves. Con este episodio se relaciona la representación en la corte de un auto de Gil Vicente, la Exortação da Guerra, que es una dramática llamada del rey para que los particulares le ayudasen en tal emergencia: joyas, tesoros, cálices y cruces de las iglesias es lo que se pide en la obra para costear la guerra africana. La llamada fue inútil. La expedición no llegó a partir y la tragedia de Mamora representa el epílogo de la primera fase de la expansión portuguesa por el norte de Africa, iniciada exactamente cien años antes, con la conquista de Ceuta. Las dificultades continúan en los años siguientes. La presión mora sobre las fortalezas portuguesas aumentaba y el empleo de la artillería hacía inútil la bravura de los defensores. En 1541 zozobró la posición portuguesa más meridional: Santa Cruz do Cabo Gué (en la actual región de Agadir). Pocos defensores consiguieron sobrevivir y toda la población de la ciudad fue masacrada. Los moros celebraron el hecho como la mayor victoria de cuantas se habían alcanzado jamás contra los portugueses. Fue el inicio de la caída del imperio africano, que nunca había llegado a existir. Al año siguiente el rey mandó abandonar Safi, que había sido uno de los pilares fundamentales del intento marroquí y que había llegado a ser sede de un obispado. En 1549 se abandonó Arcila y en 1550 Alcazarseguer [Asilah y Ksar es Séghir]. (Hermano Saraiva)

martes, noviembre 29, 2016

De la Guardia Morisca a la Milicia Voluntaria de Ceuta

José Luis Isabel Sánchez en Ateneadigital.es
Es conocido que, en territorios fronterizos en lucha y, sobre todo, en caso de querellas internas, hay quienes, decepcionados o tratados injustamente, ofrecen al otro bando su lealtad. Otro fenómeno, muy antiguo pues ya consta en Roma, son las selectas guardias personales procedentes de regiones lejanas para, sintiéndose extraños, ganen en cohesión interna y en lealtad a quien les paga.
MOROS EN CASTILLA
Un caso paradigmático son los caballeros musulmanes de la Guardia Morisca de los Reyes de Castilla, entre 1410 y 1467, cuyas razones para cambiar de bando eran las ya expuestas y opuestas a las de los llamados 'elches', cristianos pasados a Granada. Los musulmanes leales al Rey de Castilla e integrados en su guardia personal acababan bautizándose y adoptando nombres cristianos, quedando integrados socialmente al cabo de un tiempo.


MOGATACES
En 1497 fue conquistada Melilla, en 1505 el fuerte de Mazalquivir y en 1509 Orán. Para garantizar la conservación de estos territorios rodeados de enemigos se aprovechaba el secular enfrentamiento entre las cabilas cercanas para, ofreciendo ventajas a unas, lograr que éstas aceptaran controlar a las otras. Así, los 'moros de paz' eran los amigos y 'moros de guerra' los hostiles. Éstos dieron a aquéllos el nombre de 'mogataces', es decir, 'bautizados', con el significado insultante de renegado, traidor o infiel. También hubo 'almohataces' en Melilla y los Peñones de Vélez de la Gomera y Alhucemas.

Los mogataces constituían fuerzas a pie, a caballo o embarcadas que, al conocer la lengua, habitantes y terreno, ayudaban a defender nuestros intereses, manteniendo la paz entre cabilas vasallas y protegiéndolas de los turcos, hostilizando a las enemigas, capturando desertores, etc. Pero también pidiendo ayuda española en sus luchas tribales.
En abril de 1563, tras levantar el Bey de Argel el cerco de Orán, España extendió su dominio a otras cabilas, con la inestimable ayuda de los mogataces en vanguardia, que de nuevo probaron su valor en los asedios de 1675, 1678 y 1688. Pero en enero de 1708, y con escasa guarnición española a causa de la Guerra de Sucesión, el Bey de Argel logró conquistar Orán, aunque la cercana fortaleza de Mazalquivir resistió cinco meses más. Crónicas de aquella época recogen que con el gobernador de Orán marcharon a España varios mogataces enfermos y heridos y familias moras, asentándose algunos en El Puerto de Santa María, demostrándose la compenetración de aquellos moros con España.
En julio de 1732 tropas españolas reconquistaron Orán. Muy pronto, 'mogataces' y 'moros de paz' volvieron a colaborar en las expediciones y la defensa de ese enclave ante los continuos ataques del Bey de Argel al que auxiliaban tropas turcas. En 1734 se dio a la Compañía de Mogataces una organización regular, con cien hombres a caballo, aunque inicialmente no pudo completar su plantilla por la reticencia de los moros a ser conocidos por un nombre infamante. Al mismo tiempo, se tenía prevista la intervención, en caso de necesidad, de trescientos jinetes 'moros de paz' mandados por capitanes españoles.
En años sucesivos fueron rechazados numerosos asaltos a la Plaza. En octubre de 1790 un terremoto asoló Orán, situación que aprovechó el Bey de Mascara para atacar de nuevo, aunque, como tantos otros ataques, sin éxito. Atacó otra vez en mayo siguiente, cuando no habían sido reconstruidas las murallas pero intervino el Bey de Argel para que se levantase el sitio, exigiendo Orán y Mazalquivir. El Gobierno español consideró insostenible la situación y en septiembre firmó un tratado para el abandono de aquellas posesiones, hecho que se dio por terminado en febrero de 1792.
Los mogataces habían sido los primeros en partir para Ceuta y no tardó en declararse su extinción. Algunos se resistieron a abandonar la Compañía, a pesar de ver reducido su sueldo a la mitad. Sus ruegos al Rey incluso lograron que en 1805 aumentasen sus efectivos a cuarenta plazas. De ellos, alguno combatió en la Guerra de la Independencia. Tres años después de terminada la guerra volvió a decretarse su extinción, empleando sus ya escasos efectivos como intérpretes y confidentes en las relaciones con las comarcas limítrofes.
TIRADORES DEL RIF EN MELIlLA
Las continuas transgresiones de los tratados de paz establecidos con Marruecos durante el reinado de Isabel II animarían a repetir la experiencia, reclutando, esta vez en Melilla, personal de las cabilas limítrofes amigas, creándose, en junio de 1859 la Sección de Moros Tiradores del Rif, con treinta de Tropa a pie, procedentes de la cabila de Beni Sicar, y mandos españoles.
Como en la Guerra de África (1859-1860) se atacó partiendo de Ceuta, intervinieron los Mogataces, pero, necesitándose refuerzos, se desplazaron a Tetuán efectivos de los Tiradores del Rif. Terminada la contienda, Mogataces y Tiradores fueron reunidos en Ceuta, donde en enero de 1863 se decidió disolverlos, conservándose a sueldo sólo un reducido número de los segundos como intérpretes.
Al mismo tiempo que se disolvían los Tiradores de Ceuta se organizaba otra Sección en Melilla, sin mucho éxito pues el Gobierno marroquí dificultó la recluta; pronto sería trasladada a Ceuta, donde, tras frecuentes aumentos, reducciones y propósitos de disolución, conseguiría sobrevivir.
MILICIA VOLUNTARIA EN CEUTA
En febrero de 1886 nació la Milicia Voluntaria de Ceuta, unidad mixta formada por la ahora Compañía de Moros Tiradores del Rif, el Escuadrón de Cazadores de África y la Compañía de Mar, siendo de españoles estas dos últimas unidades. Los Tiradores inicialmente daban servicios de seguridad a las autoridades, guardias de honor y guías, resultando muy estimable su colaboración en los trabajos topográficos; posteriormente harían servicios de intérpretes, correos, confidentes, y también misiones de combate cuando se dispusiera; además, formarían parte de las comisiones o expediciones a Marruecos, Río de Oro y Sahara, tanto en las militares como en las políticas o científicas.


PACIFICACIÓN DE MARRUECOS
A principios del siglo XX, la debilidad del Estado Marroquí era tal que sólo lograba gobernar eficazmente las regiones cercanas a la capital, mientras que las periféricas estaban en manos de gobernantes cuasi independientes -'señores de la guerra' se diría hoy en día- que perjudicaban la seguridad de los intereses españoles de Ceuta y de Melilla y también franceses. Mediante acuerdos internacionales -fundamentalmente la Conferencia de Algeciras de 1906- se acordó que España y Francia restituirían a su costa, con el apoyo del Majzén, el funcionamiento del Reino de Marruecos.
Así, entre 1907 y 1909 los Tiradores del Rif participaron, integrados en el destacamento español y junto a otro francés, en la ocupación de Casablanca donde habían ocurrido desórdenes, formando el Tabor de Policía, y regresando a Ceuta al cumplir dicho plazo. La eficacia de sus servicios llevó a aumentar sus fuerzas a dos compañías y a querer dar a los mejores sargentos la oportunidad de continuar sus servicios, por lo que en 1909 se creó el empleo de Oficial Moro de 2ª Clase, asimilado a 2º Teniente del Ejército.
Los Tiradores siguieron aumentando sus efectivos gracias a la buena recluta, a la fidelidad con que combatían los moros y a la cada vez mayor necesidad de estas fuerzas. Desde 1911 eran 4 las compañías, una sección montada y el tren de combate. En ese año participaron en operaciones para asegurar las comunicaciones con Tetuán, ocupando Kudia Federico, Kudia Fahama y las Lomas de la Condesa y constituyendo la vanguardia en la toma de Monte Negrón.
Ocuparon Tetuán, en febrero de 1913, desplegando en vanguardia y formando los destacamentos de Malalien y la Alcazaba; organizaron la estafeta con Ceuta, vigilando y dando seguridad a las comunicaciones. En los meses siguientes participaron en muchas acciones, pero, al amenazar Ceuta harcas rebeldes, fueron desplazadas a esta Plaza en julio. En uno de los combates de octubre, la Milicia se vio honrada cuando uno de sus tenientes, León del Real y Bienert, fue recompensado con la Cruz Laureada de San Fernando por su heroica actuación en la ocupación del monte Mahara.
NUEVA ORGANIZACIÓN DE LAS TROPAS INDÍGENAS
Pero, al ir haciéndose cada vez más amplias y complejas las misiones de pacificación de los territorios rebeldes de Marruecos, tanto con intervención de tropas españolas, como con las propias del Gobierno Marroquí, como con las cada vez más importantes fuerzas auxiliares 'indígenas', éstas tuvieron una gran reorganización por la Real Orden Circular del 31 de julio de 1914.
Por la lealtad, veteranía y la importancia de la fuerza y la calidad de los servicios que venían prestando los Tiradores Moros de la Milicia Voluntaria de Ceuta, pasaron a constituir uno de los Grupos de los poco antes creados Regulares, cuya existencia, a través de diversas reorganizaciones, ha llegado hasta nuestros días.
EL TENIENTE DEL REAL Y BIENERT, HÉROE DE LA MILICIA VOLUNTARIA DE CEUTA
El teniente de la Milicia Voluntaria de Ceuta don León del Real y Bienert, el 3 de octubre de 1913, en la operación para establecer una posición en el Monte Mahara tenía la misión de proteger el avance del grueso de su columna. Cumpliendo su cometido, fue herido en una pierna, pero, a pesar de recibir la orden de que se retirara, permaneció en su puesto; aún siendo herido de nuevo gravemente, logró que se cumpliera la misión.
- Había nacido en Toro (Zamora) en 1889. Hijo de militar, ingresó en la Academia de Infantería a los 19 años. No esperó a ser oficial para intervenir en acciones de guerra, ya que en el verano de 1909 participó en los combates que ocurrieron en Melilla, mereciendo su destacada actuación una Cruz roja al Mérito Militar.
- Al terminar sus estudios en 1911 sintió la llamada de África y se incorporó al Regimiento Ceuta, con el que muy pronto entró en operaciones. Al año siguiente consiguió ser destinado a la Milicia Voluntaria de Ceuta, en cuyas filas fue recompensado por su heroísmo en el Monte Mahara con la Cruz Laureada de San Fernando y el ascenso a capitán.
- No pudo continuar su carrera militar, pues las heridas recibidas le hicieron perder la pierna izquierda, por lo que hubo de dejar las unidades de moros e ingresar en el Cuerpo de Inválidos, donde alcanzó el empleo de teniente coronel en 1924, el de coronel en 1928 y el de general de brigada en 1931.
- El amor a aquellas tierras le hizo fijar su residencia en Ceuta, donde era muy querido y respetado, y donde falleció en 1944.
POPULARIDAD DE LOS MOROS
- La familia del famoso Capitán Kaddur Ben Onzar Almanzor, patriarca de una dinastía de moros leales a España, a raíz de su muerte, fue recibida en dos ocasiones por la reina Isabel II, en agradecimiento a los servicios prestados a España por esta familia de mogataces.
- En 1906 los Tiradores fueron enviados a Madrid con motivo de la boda del Rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia, cubriendo carrera cerca del lugar del atentado.
- Al celebrarse en 1912 el I Centenario de las Cortes de Cádiz, una Compañía de Tiradores fue enviada a las celebraciones que se llevaron a cabo en dicha ciudad.

El Sargento Candor Alí Ben Saidi

Nacido en Frajana (cerca de Melilla) 'hacia' 1832, hijo de Kaddur y de Fatima.
Resumen de la solicitud de ascenso a Sargento:
Candor Alí Ben Saidi (a) Candor Chico, soldado de la Sección de Tiradores del Riff al Servicio de V.M. en la plaza de Melilla.puesto que la Sección de Moros no tiene Sargento y siendo uno de los que más servicios ha prestado a V.M.,. suplica se digne concederle la plaza de Sargento en dicha Sección de Moros y, si los servicios prestados lo merecen, una cruz de Vuestro Real nombre (1) como distintivo de ellos. Málaga, 16 de octubre de 1862.
(1) Cruz de María Isabel Luisa. Ficha publicada en Atenea nº 5
Empleos militares
23 de abril de 1862: Soldado.
1 de julio de 1863: Cabo 1º (un tiempo como intérprete en Alhucemas).
25 de marzo de 1878: Cabo 1º, Graduado de Sargento 2º.
16 de abril de 1884: Sargento 2º del Ejército por gracia especial.
Tiempo de servicio:
23 años, 10 meses, 27 días, incluyendo los abonos.
Conceptos:
Valor: Acreditado. à Conducta: buena. à Amor al servicio: tiene.
Condecoraciones y Premios:
Las 'Gracias de SM.', por su actuación en un naufragio, tras el que fue apresado por los 'moros del campo'.
La Cruz sencilla de María Ysabel Luisa por el mérito contraído el 27 de agosto en la acción de Santiago contra moros fronterizos (1863; concedida en 1869).
2 Cruces blancas del Mérito Militar (1871 y 1878)
4 Premios de Constancia (1880 a 1884).

lunes, noviembre 28, 2016

JUEGOS FLORALES EN CEUTA AÑO1923


domingo, noviembre 27, 2016

Historia del Colegio de los Agustinos de Ceuta


Por: José Luis Gómez Barceló


La historia de la Iglesia de Ceuta, en el paso de los siglos XIX al XX, no puede escribirse sin un personaje esencial en ella, la figura del Vicario General de la Diócesis y Deán de su Catedral, D. Eugenio Mac-Crohon y Seidel.


El Deán Mac-Crohon fue el responsable de que muchos templos se salvaran de la ruina, de que la comunidad cristiana de Ceuta recuperara cierta ilusión por la práctica religiosa y de que resurgieran asociaciones y cofradías. Muy preocupado por la educación, totalmente en manos laicas, consiguió que se desplazaran a la Ciudad las Madres Concepcionistas, en 1887.
Respecto a la enseñanza masculina había menos urgencia pues el Patronato Militar de Enseñanza, creado al comenzar el siglo XX, había sustituido a entidades anteriores: Colegios de Santa Ana, Virgen de África y Sagrados Corazones; con una doctrina acorde con las posturas de la Iglesia.


En 1912, las posibilidades de traer una comunidad religiosa masculina aumentan, ya que se percibe cierto interés en los Agustinos. Estos mantienen una magnífica relación con el prelado de Cádiz y Administrador Apostólico de Ceuta. José María Rancés y Villanueva había devuelto a la comunidad el Convento de Cádiz y se sentían obligados a complacerle.


Tras conversaciones con las autoridades diocesanas y el desbloqueo gubernativo de aprobar nuevas fundaciones eclesiásticas, el 7 de abril de 1913 se hace la petición al gobierno, que será sancionada el 7 de mayo de 1914. Veinte días después se solicita al Prelado, que lo aprueba el 10 de junio, ofreciéndoles los terrenos de la huerta del Cura Reyes y la Iglesia de San Francisco.
Ahora quedaba la fundación del nuevo edificio, para cuyas gestiones fue encargado el P. José Pérez Gómez, quien hizo su propio diseño. El Ayuntamiento contaba con un arquitecto municipal, Santiago Sanguinetti y Gómez, ocupado en proyectos importantes como los teatros del Rey (Cervantes) y Apolo, aparte de otros proyectos oficiales y particulares. Todo ello hizo que tras diferentes retrasos se encargaran los planos a un profesional foráneo.En el País Vasco se alcanzaban cotas muy destacadas en la edificación.


Visto así, se encargó el proyecto al arquitecto Urcola, contratándose las obras con la Compañía Olasagasti. El acuerdo venía obligado por la falta de profesionales que pudieran hacer una construcción de entramados y pisos de cemento armado, lo que no ocurriría hasta la década de los veinte.


La construcción se llevaría a un ritmo impresionante. El 15 de mayo de 1915 se dio principio a las obras y el 27 de octubre estaban dándose clases en el ala derecha, con entrada por el pasaje Romero. Las obras fueron dirigidas por el ingeniero militar, supranumerario sin sueldo, Luis Sierra.


El Colegio se proyectó con una planta sencilla, en U, que sería rota en su ala izquierda ante la innecesariedad de hacer una iglesia por la cesión de la de San Francisco. Quedaba así una fachada con dos torreones de planta cuadrangular en los flancos y otro de menor altura en el centro, que servía de acceso al edificio; entre ellos dos cuerpos con cuatro vanos en cada uno.
Ya decíamos que el ala izquierda no se llegó a realizar; sí la derecha, con un cuerpo de 11 vanos, partiendo del torreón de la fachada principal, sin rematar con otro al fondo.


Al hallarse en un terreno con un fuerte declive, se opta por enrasar la planta, reforzando la impresión mediante cornisas, y haciendo un jardín, que luego se cerrará con una verja, ante la fachada. Todos los vanos son adintelados, exceptuando el cuerpo central, saliente, en el que hallamos el portal de acceso, sobre él un balcón con balaustrada adintelado y saliente, y culmina otro de medio punto. El cornisamento, corrido, se remata con el escudo del colegio y una estatua de cuerpo entero de San Agustín. Llaman la atención, también, sobre los planos almohadillados en todo el edificio mediante estucado enormes cruces que decoran el cuerpo central y de menor tamaño en la última altura de los torreones, así como la inclusión del nombre de la fundación bajo el cornisamento.


El acceso principal nos lleva a un patio, con galería abierta porticada. En los ángulos, por los torreones, dos escaleras dan acceso a las dos plantas superiores ahora tres, cuyas estancias miran a la fachada y mientras que el pasillo forma una galería acristalada que da al patio. La construcción de nuestro colegio podemos decir, sin exageración, que constituye el primer gran edificio civil de este siglo, anticipo de un nuevo estilo en el urbanismo y la edificación que, quizá, no ha dado los resultados que por su muestra podrían haberse deducido.

FOTOS DE NUESTRO MURO

FOTOS DE NUESTRO MURO

Cynthia Alonso Herrera

Cynthia Alonso Herrera
Con Sergio Alonso Panadero y Carol JS.

Africa Perez Díaz

Africa Perez Díaz

Jordi Twin

Jordi Twin
Mi bella Easo!! Por diooo!!!

Jorge Perez

Jorge Perez

PARQUE DEL MEDITERRANEO

MEGUSTA CEUTA

Nos gusta Ceuta

ACTUALIDAD DE CEUTA

Seguidores

AL-MANSURA CIUDAD OLVIDADA

AL-MANSURA CIUDAD OLVIDADA
AL.MANSURA FUE UNA CIUDAD DENTRO DE CEUTA CLIK FOTO

VIDEO AL-MANSURA

FUNDACION CEUTA CRISOL

MANUEL CARRASCO CANTA A CEUTA