....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

6/2/09

II Centenario del nacimiento del General O’Donnell



José Luis Gómez BarcelóCronista Oficial de Ceuta

El pasado 12 de enero se cumplían 200 años del nacimiento del General Leopoldo O’Donnell y Jorris, uno de los personajes más emblemáticos de la historia del siglo XIX español en general, y de su ejército en particular

El General O’Donnell pertenecía a una familia noble de origen irlandés que ya a comienzos del siglo XIX estuvo en Ceuta, donde adquirió fincas e inmuebles.
Nacido en Santa Cruz de Tenerife, en su carrera militar llegó a
Capitán General y en la política fue diputado, senador vitalicio, varias veces ministro y tres veces Presidente de Gobierno.
También obtuvo los títulos de duque de Tetuán y conde de Lucena. O’Donnell falleció en el exilio, el 5 de noviembre de 1867 en Biarritz, habiendo sospechas de que murió envenenado.
Liberal convencido y declarado desde el mismo momento de la muerte de Fernando VII, sus victorias en la primera Guerra Carlista le valieron tanto el ascenso a Teniente General como el título de Conde de Lucena.

Exilado en 1840 volvería cuatro años más tarde, como Capitán General de la Habana. En 1854 estuvo al frente del Pronunciamiento de Vicálvaro, que le llevará por vez primera a ocupar un ministerio, el de Guerra. En las nuevas Cortes formó la Unión Liberal con el que a la caída de Espartero llegó a la Presidencia del Consejo de ministros.

Cuando en 1859 se declara la Guerra de Marruecos O’Donnell, Presidente del Gobierno, se pone al frente de las tropas, organizándolas desde Ceuta. El 15 de noviembre protagonizó uno de los momentos más sorprendentes de su historia.

Falto de fuerzas y a la espera de que llegaran nuevos contingentes desde la Península, recurrió a reclutar a buena parte de los confinados del Presidio de Ceuta con un discurso que la prensa recuperó en su día.

En el Cuartel de las Eras y ante 1.500 presos dijo:
"¡Muchachos! ¡Viva la Reina! (Este viva fue contestado con otro formidable). Ya sabéis que esos salvajes de enfrente han sido bastante osados para arrancar de nuestros límites la bandera española, esa santa bandera que es y fue siempre tan grande que necesitó un nuevo mundo para llevar a él la fe de nuestros mayores y extender la civilización.

¡Muchachos! Hoy sois miembro podrido de la sociedad, pero ha llegado la hora de vuestra regeneración, si dando pruebas inequívocas de vuestro arrepentimiento, contribuís como todos los españoles, a vengar la afrenta que hemos recibido sin motivo alguno.
Así, pues, si me lo prometéis, utilizaré vuestros servicios en la guerra que vamos a emprender contra el imperio de Marruecos."

Un "sí lo prometemos" fue la contestación, seguida por un viva general a la Reina y a O'Donnell. Los presos sirviendo de "exploradores armados", de acemileros y de enfermeros sin queja alguna, por lo que recibieron numerosas ventajas en sus condenas.
Otra aportación importante a la Guerra fue la de la Compañía de Mar de Ceuta, por cuyos servicios de aprovisionamiento y traslado de personas y pertrechos hasta Río Martín, sus miembros recibieron el título de Beneméritos de la Patria.

Por cierto que uno de sus antiguos marineros, Ramón Barceló Barranco fue de explorador con el General, y al entrar en Tetuán O’Donnell, iba precedido por este ceutí, como recuerdan numerosos historiadores y se justifica en su expediente militar.
O’Donnell aprobó numerosas medidas beneficiosas para Ceuta entonces, como la declaración de su Puerto Franco y el proyecto para construir un nuevo puerto, mandó cantidades económicas, compensó a la Catedral por su sacrificio al ceder el templo para hospital de Sangre y regaló un crucifijo de su propiedad a la Capilla Castrense.

Después de la campaña de África, de la que este año se cumplen ciento cincuenta, realizó otras en Santo Domingo México y Conchinchina. De nuevo al frente del Gobierno en 1865 sofocó los pronunciamientos de Prim y el de los Sargentos de San Gil, pero al perder el apoyo de la Reina se marchó al exilio en el que falleció.

En 1891, al abrirse la nueva calle que comunicaba la Plaza de África con la calle Independencia, el Ayuntamiento decidió darle su nombre, que hoy sigue estando en el nomenclátor local.
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA