....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

9/9/09

Ceuta bajo los musulmanes


En los primeros años del siglo VIII se hacía visible ya la decadencia del reino visigodo y de los bizantinos. En esta coyuntura histórica surgió la figura del conde Urbano, que para algunos autores fue el primer gobernador visigodo nombrado por Witiza después de la sumisión bizantina al poder toledano; mientras otros, como García Moreno, afirman que era gobernador bizantino de ambas orillas del Estrecho, jefe de los restos del ejercito y la flota bizantina acantonados en Ceuta. Fuera don Julián bizantino o no, lo cierto es que, al verse completamente aislado y sin esperanza alguna de socorro ni contacto con Oriente, se había decantando por ponerse al servicio de los visigodos de los que pensaba obtener más pronta ayuda a causa de su proximidad geográfica.
Musa ben Nusayr tras conquistar Tánger en el 708 obligó al gobernador de Ceuta a pactar servir lealmente al caudillo musulmán, aportándole naves para el transporte marítimo de sus tropas a la Península, mientras que en contrapartida los árabes sólo entrarían en Ceuta tras la muerte de su gobernador, hecho que se produjo en el 740. Septa se llamó desde entonces Madinat Sabta.
Durante su permanencia al ámbito musulmán Ceuta pasó a ser controlada por varias dinastías, pero no por Marruecos que en esas fechas no existía como país ni como estado. La primera fue la de Idrisi que dominó gran parte de la región hasta principios del siglo IX, en que fueron perdiendo influencia a favor de los fatimíes que consiguieron hacerse dueños de casi todo el Norte de África. Los omeyas de Córdoba la dominaron hasta su decadencia y conversión de Al-Andalus en reinos Taifas. Ali- Ibn- Hammud fue nombrado entonces gobernador de Ceuta y Málaga, inaugurando la dinastía hammudí en Ceuta. La familia de los hamudíes se enzarzó en una guerra civil hasta que en el 1061 uno de sus clientes Suqut al-Bargawati, se declaró soberano independiente de Ceuta y Tánger, rompiendo los lazos con los hamudíes andaluces. Con posterioridad y con ayuda de la flota sevillana, los almorávides tomaron al asalto Ceuta al mando de Yusuf Ibn Taxfin, que quedaría como gobernador hasta su muerte en el 1106, siendo sustituido por su hijo Alí Ibn Yusuf quien continuó luchando contra los cristianos y los reinos taifas.
Tras la toma de Zaragoza por Alfonso I de Aragón (1118), el imperio almorávide empezó a declinar, y Ceuta entró en una etapa de semi independencia. Pero otro pueblo islámico va a tomar el relevo de los almorávide, los almohades, que ejercerían una especie de protectorado sobre Ceuta, que amplió su jurisdicción sobre los territorios de Tánger, Gomara, Garb Medio, en la costa africana, y Tarifa, Algeciras y Málaga en la andaluza. Posteriormente el califa agregaría Granada al gobierno de Ceuta.
Tras la caída almohade en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212 la ciudad cayó en poder de Ibn Hud, soberano de la taifa de Murcia, quien designó como gobernador a Alguxti, Este dirigente sería derrotado al poco tiempo por una revuelta popular independentista que entregó el poder a al-Yanaxti. En medio de estas turbulentas acciones políticas se produjo en 1227 la ejecución de Daniel de Belvedere por predicar el cristianismo. Por esta razón sería considerado como patrón de la ciudad por los cristianos.
Desde 1249 hasta 1327, con dos breves interrupciones, reinarían en Ceuta los Azafíes y la flota ceutí participó en la defensa de Sevilla atacada, y tomada posteriormente, por Fernando III. Pero pronto surgió una nueva fuerza en la zona, la de los benimerines.
Tras la conquista de la Baja Andalucía por los cristianos el dominio musulmán en la Península quedó reducido al reino nazarí de Granada. Para garantizar las comunicaciones con el Magreb, los granadinos trataron de controlar el estrecho de Gibraltar poniendo para ello sus ojos en la ciudad de Ceuta. Pero su estratégica situación había levantado también las apetencias de otro pueblo norteafricano, los llamados benimeriníes. Granadinos y meriníes rivalizaron desde entonces por el control de la ciudad norteafricana. El sultán merinida Abu Yusub Yaqub puso cerco a Ceuta con la ayuda de los aragoneses, obligándole a pagar un tributo anual. Pero sería Muhammad III (1303-1309) quien la conquistaría para los granadinos. Los nazaríes restablecieron el orden en las cercanías de Ceuta tomando Tánger, y reforzaron la defensa de la ciudad.
Los nazaríes se mantuvieron por poco tiempo en Ceuta que de nuevo cayó bajo administración meriní, quienes mejoraron las defensas tanto para evitar la invasión exterior como para prever los intentos de sublevación de sus habitantes, para lo cual crearon el Afrag o murallas de la llamada “Ceuta la Vieja”. Las frecuentes disputas entre los merinidas por el control del sultanado permitió a los granadinos recuperar de nuevo Ceuta, que desde 1384 a 1386 estuvo bajo el poderoso sultán nazarí Muhammad V. Tras esos dos años de dominio nazarí Ceuta volvió a manos meriníes.
7. La conquista portuguesa
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA