....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

9/4/10

MI NIÑEZ II. CEUTA... por Amparo Paredes Agudo

Mi niñez transcurrió en África… Mis primeros recuerdos son de Chaouen, un pueblo pintado de azul y blanco entre las montañas…Y los años se emborronan, se desdibujan y vuelven otra vez a dibujarse en Ceuta, en un lugar rozando el mar del Estrecho, junto al saliente de la Puntilla. En este punto se hallaban los pabellones amarillos de los obreros de la Junta, y pasado la carretera, bajo “El Monte” se encontraba “Las Barraquillas”, lugar donde por unos años sería mi hogar. Todas las casitas fueron edificadas a golpes de riñón, de sudor y de esfuerzo de los vecinos. Estos vecinos, gente sencilla y humilde, gente de este lado del corazón, construyeron sus casas con cemento, ladrillos, madera y tejados de uralita y zinc… El lugar era delicadamente hermoso, todas las casitas se situaban debajo de un monte que en su pendiente hasta llegar a su atalaya -coronada por la residencia militar Galera-, trepaban pinos y arbustos de ricino; y en su vertiente más a poniente, descendía el antiguo jardín de la Junta jalonado con una serie de fuertes y erguidas palmeras que, al contraluz del cielo, conformaban un entorno mitológico, de ensueño… Hacia el Norte, una playita aplacerada, un peñasco solitario -la “Isla”- unido por un extremo a la escollera de la alineación del dique de poniente, remataba nuestro entorno. La infancia, no tiene patria, ni lugar, ni tiempo; la infancia, yo diría, que es algo etéreo; algo que se presagia inexistente; algo que como las aves migratorias levantan el vuelo y arrumban a lugares recónditos más allá de nuestras miradas. Y sin embargo, cuando su recuerdo es ya meros trozos de olvido en nuestra frágil memoria, regresan al mismo lugar donde por primera vez abrieron sus ojos. Podría contar tantas cosas de esos años… Podría contar como las nubes bajaban hasta casi rozarnos, para después dejarnos la lluvia al pie de cada casa, al pie de cada tejado, en cada camino, en cada árbol, en cada pétalo de aquellas flores… Sí, las nubes bajaban y nos dejaban su aguacero al pie mismo del “Monte”, del caño de agua del “Chorrillo”, al pie mismo de los vecinos…MÁS
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA