....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándanoslo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

6/4/12

Viernes Santo


by kamiano

A las tres de la tarde, a la hora nona, muere Jesús, clavado a martillazos en el duro y tosco madero. Con la sien traspasada por espinas, el costado supurando sangre y agua, y la garganta reseca por la sed. Ya no hay palabras; solo un último estertor, al tiempo que un murmullo, apenas perceptible, susurra quedamente que “todo está cumplido”. Jesús ha muerto. El que da la vida a todos, queda sin vida. Lo ha entregado todo; hasta la última gota de su sangre. No ha habido medida, ni regateos en su entrega. “Todo se ha cumplido”. Su confianza en el Padre, sigue intacta, a pesar del:”Padre, ¿por qué me has abandonado? Sus últimas palabras, ya entrecortadas porque se le va la vida, serán de confianza total al Padre que nunca le ha abandonado, a pesar de las apariencias:”en tus manos encomiendo mi espíritu”. Sólo entonces dirá el centurión: ”Verdaderamente este era Hijo de Dios”.

Dice el evangelista que “el velo del templo se rasgó en dos”. El mismo templo, símbolo de la Antigua Alianza”, sería destruido pocos años después, hasta hoy día. Han comenzado los nuevos tiempos; el templo de Su Cuerpo ha sido destruido, para dar paso al Resucitado. Él mismo lo había ya vaticinado:”Destruid este templo, y en tres días lo reedificaré”.
Pero todavía queda mucho templo de la antigua ley; todavía queda mucha Iglesia estancada en el pasado, mucha Iglesia que no acaba de desprenderse de la legalidad, mucha Iglesia donde se sigue pensando que el hombre está hecho para el sábado y no al contrario, mucha Iglesia que pretende prevalecer sobre el Reino, mucha Iglesia que sigue en el sepulcro, aunque esté vacío.
Y todavía sigue existiendo mucho dolor, mucho desprecio, mucha pasividad, que no ha comprendido aquello de “Bienaventurados los pobres, los que sufren, los no violentos, los que tienen hambre y sed de justicia”…
No ha terminado el Viernes Santo para tantos hijos de Dios, a quienes se les niega o se les demora la resurrección; que siguen siendo los malditos de la cruz.
El Viernes Santo se ha detenido en los países del África pobre, de los pueblos asiáticos no desarrollados, de los países de la América atrasada, sin cultura y sin pan.
Termino esta reflexión con los versos de un hombre que buscó a Cristo toda su vida en este mundo, y que, seguramente, lo encontró en el cielo, Miguel de Unamuno:
“Tú que callas, ¡oh Cristo!, para oírnos, / oye de nuestros pechos los sollozos;/
acoge nuestras quejas, / los gemidos de este valle de lágrimas”…

Félix González
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA