....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

8/12/13

¿Por qué es fiesta hoy, 8 de diciembre?


 Seguro que sabes por qué hoy, 8 de diciembre, es fiesta. ¿Seguro? Piénsalo bien: ¿qué se celebra hoy? La Inmaculada Concepción. ¿De quién? Perdonad las preguntas, pero intentad contestar . Quizás os asombre saber que la gran mayoría de quienes hoy tienen fiesta creen saber qué se celebra, y sin embargo están equivocados. Un sinsentido total, que, entre otras cosas, conduce a un calendario laboral demencial. 

Hoy, 8 de diciembre de 2012, celebramos el día de la Patrona de España, María Inmaculada. Así lo proclamó el papa Clemente XIII el 25 de diciembre de 1760, tras la reiterada solicitud de los gobernantes españoles y, finalmente, del rey Carlos III.
Ya en el  Reino  de  Castilla y  en  el  de la Corona de Aragón se  había implantado  la  Inmaculada  como  fiesta, celebrándose  el  8  de  diciembre desde el siglo XIV. Este  amor  y  devoción  a  la  Inmaculada,  latente  en  todo  el  pueblo,  se  propagó a  las  diversas  instituciones:  gremios,  cofradías,  órdenes  religiosas,  órdenes  militares,  concejos  y  demás  poderes públicos.
EL DÍA QUE LA INMACULADA SE CONVIRTIÓ EN PATRONA, 8 DE DICIEMBRE DE 1585


Hacía un frío calvinista de mil demonios aquel 7 de Diciembre de 1585. El Tercio de Bobadilla está desplegado combatiendo durante la Guerra de los Ochenta Años en la Isla de Bommel, en Flandes, entre los ríos Mosa y Waal, rodeado por completo por la flota holandesa del almirante Holak. La situación era desesperada para los Tercios Españoles, pues, además del estrechamiento del cerco, había que sumarle la escasez de víveres y ropas secas.
Los españoles no cuentan apenas con víveres, ni municiones, y la pólvora está mojada e inservible, no hay nada, solamente barro, frío, y la certeza de la muerte que planea sobre los cinco mil españoles que defienden el reducto de Bommel.

Sin embargo, pese a la situación apuradísima, con los poderosos galeones holandeses cañoneando sin cesar a los españoles, con un fortín hereje en la otra orilla, cercados y solos, pues ningún socorro ha podido llegar hasta ellos, a pesar de todas estas calamidades, el Tercio no está dispuesto a rendirse. Allí morirán, defendiendo la honra de su Nación y su Fe.
El jefe enemigo propuso una rendición honrosa, pero la respuesta española fué clara: «Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos». 
Tales palabras utilizó el Maestre, lleno de barro y de suciedad, el peto flamenco abollado, y las calzas recosidas y empapadas, como el resto de los hombres de su Tercio. Los holandeses alucinaban por la tenaz resistencia de aquellos cinco mil enflaquecidos, empapados, sucios, y mal encarados españoles, enrocados en la Isla Bommel y dispuestos a convertirla en su cementerio.

Ante tal respuesta, Holak recurrió a un método harto utilizado en ese conflicto: abrir los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo. Pronto no quedó más tierra firme que el montecillo de Empel.

Los españoles, a toda prisa, rescatan lo que pueden de material, más que nada espadas, dagas, picas y partesanas para despedirse en corto de los holandeses cuando llegase el momento, algunos arcabuces, y palas y azadones con los que intentar excavar trincheras y baluartes, y se refugian, apiñados los cinco mil, en el único punto elevado de la isla y de toda Holanda, ese montecillo de Empel, de apenas cincuenta metros de altura.
Se empiezan a excavar trincheras, o a intentarlo, pues el terreno es barro y cada agujero que se abre se inunda de inmediato.
Un soldado excavando más que una trinchera, su propia tumba, encuentra algo entre el fango. Al principio no puede creer lo que ve, ha empezado a llover, agua sobre agua, pero la lluvia limpia el barro de lo que el soldado español ha encontrado.
Es una tablilla flamenca policromada con la imagen de Nuestra Señora la Inmaculada Concepción. Una tablilla de vivos colores
La noticia corre como la pólvora entre los devotos soldados del Tercio de Bobadilla, que le fabrican un altar con maderas y la vieja bandera acribillada de la Cruz de Borgoña, todo el Tercio se arrodilla y reza. Los holandeses desde sus barcos pueden oír las letanías y los murmullos devotos de cinco mil voces. Los holandeses confiados preparan el asalto definitivo para la mañana siguiente, día 8 de Diciembre de 1585.

Con los hombres enardecidos, confiados en que La Virgen les protegerá, el Maestre Bobadilla, lanza un órdago a sus tropas:
“Soldados, el hambre y el frío nos llevan a la derrota, pero la Virgen Inmaculada ha venido a salvarnos… ¿Quieren Vuestras mercedes que se quemen las banderas, que se claven los cañones y que abordemos esta noche las naves enemigas?”
¡Sí queremos! - le contestaron cinco mil voces henchidas de fuerza y confianza, cargados del valor que aquella tablilla les había infundido.
Y todavía estaba por llegar el verdadero milagro.
Al poco de acabar la misa, con los soldados preparándose a encarar su suerte, esperando el amanecer y la llegada de los navíos holandeses y sus cañones, empieza a soplar un viento huracanado inusualmente frío.

Poco a poco los españoles ven como las aguas se van helando, adquiriendo el grosor suficiente para que el Tercio al completo, formado en cuadro y tocando a degüello, se abalance sobre los sorprendidos holandeses, cuyos galeones y urcas están ahora encallados en el hielo, inmóviles, a merced de los españoles que se quitan el frío y la rabia del asedio matando todo lo que se les pone por delante y metiendo fuego a la flota holandesa.
Desde el fuerte holandés de la orilla del Mosa la guarnición, a la que se ha sumado corriendo sobre el hielo el mismo almirante Holak, contempla cómo arden los barcos y llegan espeluznantes gritos de agonía de los hombres que el Tercio encuentra en su camino.
Creen que los españoles se contentarán con haber hecho pedazos a los de los barcos, que no se atreveran a cruzar más el hielo y llegar hasta ellos. Pero se equivocan.
El Tercio de Bobadilla, iluminado por la espalda por los barcos holandeses que arden, rehace filas, forma el cuadro y enfila directo hacia el fuerte.
El fuerte, esa mosca cojonera, causa de su mayor angustia y desdichas, el refugio del conde-hereje Holak, fue su objetivo y motivo de excusa para poder calmar su sed de venganza infinita.

El Tercio Viejo se recompuso, rezó unas plegarias como sólo los españoles sabemos hacerlo –maldiciendo, renegando y jurando-, y se lanzó furibundo, con los ojos de los soldados encendidos de ira, los rostros desencajados y clamando por Dios, por Santiago y cierra España en pos de la venganza. Ni que decir tiene que los aterrorizados rebeldes, viendo la avalancha que se les venía –literalmente- encima, salieron por patas emulando y hasta superando en esa noble práctica del alegre correteo a sus primos pérfidos de la otra orilla del Canal, incluyendo al hereje Holak, quien pese a las lógicas prisas, tuvo tiempo y aliento, poco, eso sí, para con un hilillo de voz, dejar otra frase para la posteridad:
 la Inmaculada Concepción es la patrona de españa... la pilarica es la patrona de Zaragoza, y el dia 12 es fiesta por que es el día de la hispanidad, es decir, cuando el Sr. Colón, descubrio America... que por un casual, coincide con la virgen del pilar.
FUENTES: http://www.foromontefrio.com...http://www.meneame.net/story/por-que-fiesta-hoy-8-diciembre
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA