....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

2/3/14

Ceuta, mi ciudad querida..

FRACMENTO DE UN ARTICULO DEL BLOG DE JULIO JOSE DE FABA EN http://www.fronterad.com
LEER EL ARTICULO COMPLETO AQUÍ
El autor de estas líneas bañándose con sus hermanos en la playa del Tarajal. 1965.

En estos días en que el nombre de Ceuta encabeza los titulares de diarios y noticiarios, anda revuelta mi memoria dando bandazos, como un pájaro que se ha colado accidentalmente en una casa, intentando encontrar palabras y antídotos contra “La tragedia de Ceuta”, que es como ya la llaman los gacetilleros. Pero tengo que reconocer que a mí me duele, tanto por la palabra tragedia asociada a un nombre querido, como por mi obstinado silencio, cuando soy un testigo privilegiado de la memoria de esa ciudad, desde mi exilio madrileño.

No deja de ser una pasmosa coincidencia que el himno de la “Perla del Mediterráneo” incluya los agoreros y patéticos versos: “cuantos a tus playas llegan, encuentran aquí su hogar”. Tiembla el alma ética que pueda quedarnos a estas alturas de travesía vital, por la espeluznante paradoja que encierran esos dos versos, contrastados con las muertes que acaban de producirse en Ceuta, en su playa fronteriza del Tarajal. Aunque claro, algo más adelante, precisa el autor del himno: “No existe rincón de España, que en ti no forme su nido”, con lo cual, queda claro, que sólo los que llegan del norte son los bien recibidos. Nada dice el himno de los africanos que quieren pasar por Ceuta para adentrarse en la vieja y egoísta Europa.    

En este mismo orden de significados, habría que considerar que “la madre de todos”, si en realidad lo fuera, no diferenciaría por el color de su piel, ni por la dirección de su viaje, a unos hijos de otros. Los versos “Triste y doliente en la guerra, y en la paz acogedora, como la nativa tierra” nos colocan ante la tesitura moral de preguntarnos, ¿vive Ceuta, actualmente, en paz o en guerra? Porque más triste y doliente no puede ser el estado emocional asociado a la ciudad autónoma, tras  la bien llamada “Tragedia de Ceuta”.

Pero lo que más patético resulta de este gran guiñol indeseable, es la hipocresía, el partidismo con que se está tratando a estos ¿quince? seres humanos que han perdido sus vidas, buscando una existencia más próspera, allende sus hogares, al norte, donde se sueña con que todo el monte es orégano, tierra de promisión, y brotan miel y leche por sus cuernos de la abundancia. Que la muerte de unos seres humanos sirva como argumento arrojadizo para embestir al rival político, y así beneficiarse en las próximas elecciones; o peor aún, para caer en las garras de las tertulias mediáticas, o en los púlpitos periodísticos más amarillistas, resulta tan condenable como apretar el gatillo en la playa fronteriza de Ceuta.

Mis recuerdos de la playa del Tarajal están asociados tanto a los gozosos baños que tomábamos la familia, algunas tardes de verano, cuando aún éramos niños; como a un bar que había al otro lado de la carretera de Marruecos, que creo que entonces se llamaba “El espigón”. Allí servían unas famosas raciones de “pajaritos fritos” que le encantaban a mi padre, pero que yo nunca quise probar, porque aún siendo niño me parecía una barbaridad aquello de matar, freír, y además –peor aún comerse algo tan delicado y poético como un pajarito. ¿Será que se siguen sirviendo y comiendo estas asesinas raciones en aquella orilla tarajalera de mi infancia, y yo aquí, sin saberlo?

Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA