....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

30/3/15

EN CEUTA REINA (TAMBIÉN) EL SILENCIO


http://www.naucher.com/

INFORMACIÓN MARÍTIMA FIABLE Y PROFESIONAL

EL BARÓMETRO. JUAN ZAMORA TERRÉS 09/03/2015
Durante el pasado mes de diciembre se produjeron en el puerto de Ceuta una serie de episodios de contaminación marina que fueron silenciados por los organismos oficiales y tergiversados por la información publicada. El escándalo exigiría tomar decisiones fulminantes para erradicar las prácticas de ocultación en beneficio de una empresa privada y para tapar los fallos de inspección de los organismos encargados de controlar la seguridad de las aguas portuarias.


Donde no existe una información libre medra la incompetencia y la corrupción. Donde se ignora la libertad de expresión, la sociedad es manipulada, engañada y expoliada. En Ceuta, los medios de comunicación están enfeudados con el Gobierno de la Ciudad Autónoma, con determinadas empresas de suministro de combustible a los buques, y con el mayor centro de poder del enclave: la Autoridad Portuaria de Ceuta. Ellos deciden la información que la sociedad puede conocer, qué se publica y cómo.
El pasado 8 de diciembre se detectó un primer vertido de hixrocarburos en aguas portuarias del que el periódico local “La verdad de Ceuta” tenía el humor de dar cuenta con este titular: La Cruz Roja comprueba un derrame de fuel en la bocana del puerto.El día 10, el titular del periódico atribuye el vertido, de 1.000 metros de longitud, a la rotura de una tubería del Cepsa, e informa que se ha activado el Plan Interior Marítimo. Aunque el periódico nada explica sobre el tal plan, deja constancia de que en él participan la Ciudad Autónoma, la Autoridad Portuaria, la Capitanía Marítima y la Delegación del Gobierno. Lo más gracioso de la información viene a continuación: A fecha 9 de diciembre se detecta a última hora de la tarde la existencia de un poro (sic) en un tramo soterrado -tubería de fuel-oil de la compañía Cepsa- estimándose como agente causante de la contingencia”. ¡Un poro! Enorme debía ser.
En los siguientes días, el periódico, al que nada hubiera costado informar de la contaminación sobre el terreno, de cuya gravedad tenía sobrada constancia una buena parte de la población ceutí, se esconde tras los comunicados de un grupo ecologista, Septem Nostra, que el día 12 saca una primera nota de prensa pidiendo responsabilidades por el vertido (Ayer se esclareció en parte la verdad al determinar la procedencia del vertido, que no era otra que una línea de distribución de fuel, cuya propiedad y uso corresponde a la empresa petrolífera Cepsa).


El 23 de diciembre “La Verdad de Ceuta” se supera a sí misma y publica el siguiente titular: Una fuga en un bidón de Cepsa hace que se active el plan marítimo Nacional (sic) por vertido de fuel. Primero era un poro, ahora una fuga ¡en un bidón! La realidad de la contaminación ese día alcanzó cotas de gran gravedad, que el periódico intenta minimizar hasta el ridículo. Naturalmente, el día después para el periódico la noticia giraba en torno al afán de las autoridades, reunidas para la ocasión, dejando claro que todo estaba controlado, aunque se mantiene la alerta. Una noticia que se repite los días 24 y 26. Nada se cuenta del vertido, las playas sucias y las aguas contaminadas, pero se informa de lo mucho que controlan las autoridades y de que el nivel del Plan Marítimo Nacional (sic) se rebaja a cero tras controlar el vertido de fuel oil. Se supone que el nivel cero quiere decir que el plan ha quedado desactivado, pero en el mes de febrero la sociedad de Ceuta, por un comunicado de Septem Nostra, se enterará de que el plan lo desactivó en realidad la Capitanía Marítima el 21 de enero. El esfuerzo del periódico no se dirigía a informar de lo que pasaba, una grave contaminación marína ocasionada por Cepsa, sino a ocultar y minimizar, a esconder a la empresa y jalear a las autoridades.
El día 27 de diciembre, como el Gobierno de la Ciudad Autónoma ya no puede seguir ocultando el desastre y admite que puede haber un delito ecológico, el periódico recoge esa información, pero sigue empeñado en que las palabras jibaricen el problema: Un informe preliminar del Servicio de Industria considera 'imprudente' que Cepsa tenga una cubeta (sic) en mal estado. ¡Todo es culpa de una simple cubeta que no estaba bien!
Silencio hasta el 3 de enero, cuando el periódico titula: Aparecen nuevas manchas de fuel, ahora en Calamocarro. En realidad, como observaron quienes trabajan en el puerto, no habían dejado de aparecer continuas manchas de fuel en las playas y en las aguas portuarias y próximas al puerto. La noticia da cuenta de que las autoridades han vuelto a activar (¿vuelto?, ¿cuándo lo habían activado?) el Plan Nacional de Contaminación en la ciudad, e informa que las autoridades piensan que la nueva mancha procede de la fisura del dia 11, una fisura de la que el periódico olvidó informar. Eso sí, advierte “La Verdad de Ceuta”, las autoridades de la ciudad descartan que las manchas tengan algo quer ver con el(vertido) producido a finales de diciembre. Es decir, nada que ver con Cepsa. Miremos hacia otro lado.
Desde el 7 de enero hasta el 13 de febrero, “La Verdad de Ceuta” publica 8 noticias sobre el desastre ambiental provocado por la rotura de un depósito de fuel para suministro a los buques, de Cepsa, y de una o varias conducciones de ese mismo fuel a los puntos de toma en el muelle de Poniente. El tono de esas informaciones abunda en lo ya comentado: notas oficiales que loan a las autoridades y esconden las responsabilidades; confusión entre planes de actuación y causas del derrame; y ausencia total de información directa de los redactores del periódico. A destacar que los días 7 y 8 de enero, el periódico se escuda tras sendos comunicados de organizaciones ecologistas para sugerir falta de transparencia y reconocer que el Comité de Seguimiento del Plan Nacional de Contaminación (plan que aparece por primera vez), es una verdadera chapuza al considerar que después de un mes nadie sabe nada y nadie dice nada, por lo que estamos indignados por la dejadez manifiesta de los organismos competentes. Dicho por el Grupo Verde de Ceuta, no por el periódico, quede claro.
A destacar también que el día 12 de enero, 35 días después del primer vertido, Cepsa sale al fin a la luz para explicar su empeño por limpiar las zonas contaminadas y ante todo agradecer a las Autoridades Competentes (sic) y a todos los miembros del Comité de Crisis (Capitanía Marítima, Autoridad Portuaria, Ciudad Autónoma, Área de Fomento de la Delegación de Gobierno, Guardia Civil-Seprona) por la ejemplar colaboración que se ha venido produciendo en la gestión de estos incidentes. Lo del “comité de crisis” tiene mérito porque es la primera vez que aparece el comité y la palabra crisis. En el titular de ese día, el periódico se armó de valor y muy digno dijo: Cepsa evita hablar de las causas de los vertidos en su primera explicación oficial.
Digamos para acabar que las últimas informaciones que el periódico “La verdad de Ceuta” consideró publicables trataban sobre la intención del Gobierno de la ciudad de presentar una denuncia penal contras Cepsa por delito ecológico. Seguían considerando que del vertido y de sus consecuencias no era necesario informar. Para no molestar, supongo. Aunque siendo justos debemos consignar que del grave vertido contaminante en aguas ceutís ni la Autoridad Portuaria ni Sasemar (que puso abundantes medios para contener la contaminación), ni la Capitanía Marítima han dicho una palabra. Como si la contaminación marina fuera un asunto interno de funcionarios y empleados públicos que creen que la democracia es algo histórico relacionado con Atenas, o que la democracia acaba donde quieren determinadas empresas con mando en plaza. Porque si la contaminación viene de un buque, aunque sea una mancha insignificante, el capitán es vilipendiado, sancionado y si se tercia, detenido en toda regla. Las autoridades cobardes son muy valientes con los débiles y con los indefensos.
Añadamos que NAUCHERglobal se puso en contacto con Cepsa para que, en aplicación del principio de transparencia que aparece en su Código de Ética y Conducta, nos informaran sobre el estado actual del vertido. Pero Cepsa no tuvo a bien contestar ni devolvernos la llamada
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA