....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándanoslo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

29/11/16

De la Guardia Morisca a la Milicia Voluntaria de Ceuta

José Luis Isabel Sánchez en Ateneadigital.es
Es conocido que, en territorios fronterizos en lucha y, sobre todo, en caso de querellas internas, hay quienes, decepcionados o tratados injustamente, ofrecen al otro bando su lealtad. Otro fenómeno, muy antiguo pues ya consta en Roma, son las selectas guardias personales procedentes de regiones lejanas para, sintiéndose extraños, ganen en cohesión interna y en lealtad a quien les paga.
MOROS EN CASTILLA
Un caso paradigmático son los caballeros musulmanes de la Guardia Morisca de los Reyes de Castilla, entre 1410 y 1467, cuyas razones para cambiar de bando eran las ya expuestas y opuestas a las de los llamados 'elches', cristianos pasados a Granada. Los musulmanes leales al Rey de Castilla e integrados en su guardia personal acababan bautizándose y adoptando nombres cristianos, quedando integrados socialmente al cabo de un tiempo.


MOGATACES
En 1497 fue conquistada Melilla, en 1505 el fuerte de Mazalquivir y en 1509 Orán. Para garantizar la conservación de estos territorios rodeados de enemigos se aprovechaba el secular enfrentamiento entre las cabilas cercanas para, ofreciendo ventajas a unas, lograr que éstas aceptaran controlar a las otras. Así, los 'moros de paz' eran los amigos y 'moros de guerra' los hostiles. Éstos dieron a aquéllos el nombre de 'mogataces', es decir, 'bautizados', con el significado insultante de renegado, traidor o infiel. También hubo 'almohataces' en Melilla y los Peñones de Vélez de la Gomera y Alhucemas.

Los mogataces constituían fuerzas a pie, a caballo o embarcadas que, al conocer la lengua, habitantes y terreno, ayudaban a defender nuestros intereses, manteniendo la paz entre cabilas vasallas y protegiéndolas de los turcos, hostilizando a las enemigas, capturando desertores, etc. Pero también pidiendo ayuda española en sus luchas tribales.
En abril de 1563, tras levantar el Bey de Argel el cerco de Orán, España extendió su dominio a otras cabilas, con la inestimable ayuda de los mogataces en vanguardia, que de nuevo probaron su valor en los asedios de 1675, 1678 y 1688. Pero en enero de 1708, y con escasa guarnición española a causa de la Guerra de Sucesión, el Bey de Argel logró conquistar Orán, aunque la cercana fortaleza de Mazalquivir resistió cinco meses más. Crónicas de aquella época recogen que con el gobernador de Orán marcharon a España varios mogataces enfermos y heridos y familias moras, asentándose algunos en El Puerto de Santa María, demostrándose la compenetración de aquellos moros con España.
En julio de 1732 tropas españolas reconquistaron Orán. Muy pronto, 'mogataces' y 'moros de paz' volvieron a colaborar en las expediciones y la defensa de ese enclave ante los continuos ataques del Bey de Argel al que auxiliaban tropas turcas. En 1734 se dio a la Compañía de Mogataces una organización regular, con cien hombres a caballo, aunque inicialmente no pudo completar su plantilla por la reticencia de los moros a ser conocidos por un nombre infamante. Al mismo tiempo, se tenía prevista la intervención, en caso de necesidad, de trescientos jinetes 'moros de paz' mandados por capitanes españoles.
En años sucesivos fueron rechazados numerosos asaltos a la Plaza. En octubre de 1790 un terremoto asoló Orán, situación que aprovechó el Bey de Mascara para atacar de nuevo, aunque, como tantos otros ataques, sin éxito. Atacó otra vez en mayo siguiente, cuando no habían sido reconstruidas las murallas pero intervino el Bey de Argel para que se levantase el sitio, exigiendo Orán y Mazalquivir. El Gobierno español consideró insostenible la situación y en septiembre firmó un tratado para el abandono de aquellas posesiones, hecho que se dio por terminado en febrero de 1792.
Los mogataces habían sido los primeros en partir para Ceuta y no tardó en declararse su extinción. Algunos se resistieron a abandonar la Compañía, a pesar de ver reducido su sueldo a la mitad. Sus ruegos al Rey incluso lograron que en 1805 aumentasen sus efectivos a cuarenta plazas. De ellos, alguno combatió en la Guerra de la Independencia. Tres años después de terminada la guerra volvió a decretarse su extinción, empleando sus ya escasos efectivos como intérpretes y confidentes en las relaciones con las comarcas limítrofes.
TIRADORES DEL RIF EN MELIlLA
Las continuas transgresiones de los tratados de paz establecidos con Marruecos durante el reinado de Isabel II animarían a repetir la experiencia, reclutando, esta vez en Melilla, personal de las cabilas limítrofes amigas, creándose, en junio de 1859 la Sección de Moros Tiradores del Rif, con treinta de Tropa a pie, procedentes de la cabila de Beni Sicar, y mandos españoles.
Como en la Guerra de África (1859-1860) se atacó partiendo de Ceuta, intervinieron los Mogataces, pero, necesitándose refuerzos, se desplazaron a Tetuán efectivos de los Tiradores del Rif. Terminada la contienda, Mogataces y Tiradores fueron reunidos en Ceuta, donde en enero de 1863 se decidió disolverlos, conservándose a sueldo sólo un reducido número de los segundos como intérpretes.
Al mismo tiempo que se disolvían los Tiradores de Ceuta se organizaba otra Sección en Melilla, sin mucho éxito pues el Gobierno marroquí dificultó la recluta; pronto sería trasladada a Ceuta, donde, tras frecuentes aumentos, reducciones y propósitos de disolución, conseguiría sobrevivir.
MILICIA VOLUNTARIA EN CEUTA
En febrero de 1886 nació la Milicia Voluntaria de Ceuta, unidad mixta formada por la ahora Compañía de Moros Tiradores del Rif, el Escuadrón de Cazadores de África y la Compañía de Mar, siendo de españoles estas dos últimas unidades. Los Tiradores inicialmente daban servicios de seguridad a las autoridades, guardias de honor y guías, resultando muy estimable su colaboración en los trabajos topográficos; posteriormente harían servicios de intérpretes, correos, confidentes, y también misiones de combate cuando se dispusiera; además, formarían parte de las comisiones o expediciones a Marruecos, Río de Oro y Sahara, tanto en las militares como en las políticas o científicas.


PACIFICACIÓN DE MARRUECOS
A principios del siglo XX, la debilidad del Estado Marroquí era tal que sólo lograba gobernar eficazmente las regiones cercanas a la capital, mientras que las periféricas estaban en manos de gobernantes cuasi independientes -'señores de la guerra' se diría hoy en día- que perjudicaban la seguridad de los intereses españoles de Ceuta y de Melilla y también franceses. Mediante acuerdos internacionales -fundamentalmente la Conferencia de Algeciras de 1906- se acordó que España y Francia restituirían a su costa, con el apoyo del Majzén, el funcionamiento del Reino de Marruecos.
Así, entre 1907 y 1909 los Tiradores del Rif participaron, integrados en el destacamento español y junto a otro francés, en la ocupación de Casablanca donde habían ocurrido desórdenes, formando el Tabor de Policía, y regresando a Ceuta al cumplir dicho plazo. La eficacia de sus servicios llevó a aumentar sus fuerzas a dos compañías y a querer dar a los mejores sargentos la oportunidad de continuar sus servicios, por lo que en 1909 se creó el empleo de Oficial Moro de 2ª Clase, asimilado a 2º Teniente del Ejército.
Los Tiradores siguieron aumentando sus efectivos gracias a la buena recluta, a la fidelidad con que combatían los moros y a la cada vez mayor necesidad de estas fuerzas. Desde 1911 eran 4 las compañías, una sección montada y el tren de combate. En ese año participaron en operaciones para asegurar las comunicaciones con Tetuán, ocupando Kudia Federico, Kudia Fahama y las Lomas de la Condesa y constituyendo la vanguardia en la toma de Monte Negrón.
Ocuparon Tetuán, en febrero de 1913, desplegando en vanguardia y formando los destacamentos de Malalien y la Alcazaba; organizaron la estafeta con Ceuta, vigilando y dando seguridad a las comunicaciones. En los meses siguientes participaron en muchas acciones, pero, al amenazar Ceuta harcas rebeldes, fueron desplazadas a esta Plaza en julio. En uno de los combates de octubre, la Milicia se vio honrada cuando uno de sus tenientes, León del Real y Bienert, fue recompensado con la Cruz Laureada de San Fernando por su heroica actuación en la ocupación del monte Mahara.
NUEVA ORGANIZACIÓN DE LAS TROPAS INDÍGENAS
Pero, al ir haciéndose cada vez más amplias y complejas las misiones de pacificación de los territorios rebeldes de Marruecos, tanto con intervención de tropas españolas, como con las propias del Gobierno Marroquí, como con las cada vez más importantes fuerzas auxiliares 'indígenas', éstas tuvieron una gran reorganización por la Real Orden Circular del 31 de julio de 1914.
Por la lealtad, veteranía y la importancia de la fuerza y la calidad de los servicios que venían prestando los Tiradores Moros de la Milicia Voluntaria de Ceuta, pasaron a constituir uno de los Grupos de los poco antes creados Regulares, cuya existencia, a través de diversas reorganizaciones, ha llegado hasta nuestros días.
EL TENIENTE DEL REAL Y BIENERT, HÉROE DE LA MILICIA VOLUNTARIA DE CEUTA
El teniente de la Milicia Voluntaria de Ceuta don León del Real y Bienert, el 3 de octubre de 1913, en la operación para establecer una posición en el Monte Mahara tenía la misión de proteger el avance del grueso de su columna. Cumpliendo su cometido, fue herido en una pierna, pero, a pesar de recibir la orden de que se retirara, permaneció en su puesto; aún siendo herido de nuevo gravemente, logró que se cumpliera la misión.
- Había nacido en Toro (Zamora) en 1889. Hijo de militar, ingresó en la Academia de Infantería a los 19 años. No esperó a ser oficial para intervenir en acciones de guerra, ya que en el verano de 1909 participó en los combates que ocurrieron en Melilla, mereciendo su destacada actuación una Cruz roja al Mérito Militar.
- Al terminar sus estudios en 1911 sintió la llamada de África y se incorporó al Regimiento Ceuta, con el que muy pronto entró en operaciones. Al año siguiente consiguió ser destinado a la Milicia Voluntaria de Ceuta, en cuyas filas fue recompensado por su heroísmo en el Monte Mahara con la Cruz Laureada de San Fernando y el ascenso a capitán.
- No pudo continuar su carrera militar, pues las heridas recibidas le hicieron perder la pierna izquierda, por lo que hubo de dejar las unidades de moros e ingresar en el Cuerpo de Inválidos, donde alcanzó el empleo de teniente coronel en 1924, el de coronel en 1928 y el de general de brigada en 1931.
- El amor a aquellas tierras le hizo fijar su residencia en Ceuta, donde era muy querido y respetado, y donde falleció en 1944.
POPULARIDAD DE LOS MOROS
- La familia del famoso Capitán Kaddur Ben Onzar Almanzor, patriarca de una dinastía de moros leales a España, a raíz de su muerte, fue recibida en dos ocasiones por la reina Isabel II, en agradecimiento a los servicios prestados a España por esta familia de mogataces.
- En 1906 los Tiradores fueron enviados a Madrid con motivo de la boda del Rey Alfonso XIII y Victoria Eugenia, cubriendo carrera cerca del lugar del atentado.
- Al celebrarse en 1912 el I Centenario de las Cortes de Cádiz, una Compañía de Tiradores fue enviada a las celebraciones que se llevaron a cabo en dicha ciudad.

El Sargento Candor Alí Ben Saidi

Nacido en Frajana (cerca de Melilla) 'hacia' 1832, hijo de Kaddur y de Fatima.
Resumen de la solicitud de ascenso a Sargento:
Candor Alí Ben Saidi (a) Candor Chico, soldado de la Sección de Tiradores del Riff al Servicio de V.M. en la plaza de Melilla.puesto que la Sección de Moros no tiene Sargento y siendo uno de los que más servicios ha prestado a V.M.,. suplica se digne concederle la plaza de Sargento en dicha Sección de Moros y, si los servicios prestados lo merecen, una cruz de Vuestro Real nombre (1) como distintivo de ellos. Málaga, 16 de octubre de 1862.
(1) Cruz de María Isabel Luisa. Ficha publicada en Atenea nº 5
Empleos militares
23 de abril de 1862: Soldado.
1 de julio de 1863: Cabo 1º (un tiempo como intérprete en Alhucemas).
25 de marzo de 1878: Cabo 1º, Graduado de Sargento 2º.
16 de abril de 1884: Sargento 2º del Ejército por gracia especial.
Tiempo de servicio:
23 años, 10 meses, 27 días, incluyendo los abonos.
Conceptos:
Valor: Acreditado. à Conducta: buena. à Amor al servicio: tiene.
Condecoraciones y Premios:
Las 'Gracias de SM.', por su actuación en un naufragio, tras el que fue apresado por los 'moros del campo'.
La Cruz sencilla de María Ysabel Luisa por el mérito contraído el 27 de agosto en la acción de Santiago contra moros fronterizos (1863; concedida en 1869).
2 Cruces blancas del Mérito Militar (1871 y 1878)
4 Premios de Constancia (1880 a 1884).
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA