....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándanoslo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

miércoles, mayo 17, 2017

EL GATO VERDE POR ANTONIO JIMENEZ


El gato y el gorrión del libro "juguetes de hojalata"

      Todos los cuentos ha de comenzar con la mágica frase de: “Érase una vez…”

      Érase una vez, un gorrión que vivía en el campanario de una iglesia, y que había entablado amistad con un viejo gato que también tenía refugio en el mismo campanario.
      Durante el día, el gato recorría las calles del pequeño pueblo junto a la orilla del mar. El gorrión por su parte, volaba de tejado en tejado por todos los edificios del pueblo.
      Al Norte de dicho pueblo, existían campos de viñedos y olivos. En medio de uno de los campos, había un granero y un pequeño molino. Y era allí en el granero, donde se reunían unos gorriones muy peculiares: “Séneca”, el más sabio de todos; “Goliat”, el más fuerte; “Plinio el joven”, el gorrión que hacía poco que había llegado de Belén.
      Por su parte, el gato se reunía con otros cuatro más de su especie; entre los cuales estaban: “Arturo”, que siempre llevaba una corona de papel en la cabeza; o “Boliche”, un gato gordo como una pelota. Los gatos, se reunían delante de la casa de la señorita Clotilde, la maestra del pueblo, la cual les daba de comer.

      Por la tarde y, cuando el Sol comenzaba a declinar, el gato y el gorrión se reunían en el campanario de la iglesia para dormir.
      Cierto día amaneció de lluvia; por esa razón, ni el gato ni el gorrión salieron del campanario.

      -Con esta lluvia no podré ir al granero del tío Timoteo –dijo el gorrión.
      -Ni yo podré saborear el pescado de la señorita Clotilde –respondió el gato.
      Así fueron pasando las horas, la lluvia no cesaba y, un riachuelo en la parte Norte del pueblo comenzaba a aumentar de caudal.

      -¿Sabes? –Le dijo el gorrión al gato- El riachuelo está a punto de desbordarse…el viejo puente de madera no aguantará la subida del agua.
      -Míralo por el lado bueno-respondió el gato-. Si el puente se cae, construirán uno nuevo.
      -Cierto-respondió el gorrión, desde el arco norte del campanario-, pero aquellos viajeros que se aproximan al pueblo, estarán en peligro si intentan cruzar el puente.
      El gato, se incorporó y se asomó para mirar.
      -¿Quiénes serán? –Dijo el felino.
      -Son dos personas-respondió el gorrión agudizando la vista-. Son un hombre y una mujer…la mujer va montada en un asno; el hombre va a su lado, a pie. La mujer lleva algo en sus brazos…parece un bebé.
      -Mal día para viajar-respondió el gato.
      -Tienes que hacer sonar la campana-dijo el gorrión al gato-. Es la única forma de avisarles del peligro que corren.


      El gato, dio un gran salto y se agarró a la cuerda de la campana, haciendo que ésta sonara para que los viajeros la oyeran y no cruzasen el maltrecho puente. El felino, estuvo sujeto a la cuerda durante unos interminables segundos, al cabo de los cuales, cayó al suelo sin sentido. El gorrión, al ver caer a su amigo, realizó un corto vuelo y se posó a su lado. Ya junto a él, pudo comprobar que no respiraba…el viejo gato no pudo resistir el esfuerzo realizado.
      -No estés apenado –oyó decir el gorrión a su espalda-. Tu amigo, está ahora en una gran torre en mi reino…te llevaré junto a él, así, estaréis juntos por toda la eternidad.
      El gorrión, giró la cabeza, y vio a un hombre joven que vestía una resplandeciente túnica blanca…a los pies de éste, se encontraba su amigo el gato; el cual le sonreía.

Dedicado a la “Pandilla”, a los niños, a los
que fuimos y, a los que llevamos dentro.

Antonio Jiménez    2006
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA