....REVISTA DIÁRIA CULTURAL Y DE ÓCIO DE CEUTA.... Este sitio en la red pretende la difusión de Ceuta en general a través de sus blogs y colaboradores y unir artículos ya publicados en internet o en redes sociales con referencias a Ceuta. Si tienes algo que contar, alguna propuesta que hacer, quieres que te publiquemos alguna foto, etc.., mándalo al correo blogceuta@hotmail.es . . ...

17/8/17

AQUELLA FERIA TAN LEJANA.- (Ceuta - 1952 - 1966)

Felicidad Hurtado



Ya mismo es el santo de mi hija Africa y mi nieta Afriquita, lo mismo que era de mi madre y mi hermana la chica y me viene al recuerdo aquellos atardeceres de la feria de mi amada tierra, cuando todas las niñas de Las Puertad del Campo nos íbamos a montarnos en los cacharritos...En éstos momentos me encuentro disfrutando de la soledad de mi salita, ¡es tan bonita y alegre! No os podéis imaginar lo a gusto que estoy aquí oyendo música, al lado de la ventana, donde puedo ver a la gente pasar...¡me encanta mi salita! Es pequeña, pero está llena de vida, pues sentada frente al ordenador mi mente se traslada a aquellos años de la infancia, donde me vienen a la mente la feria de mi niñez, ¡qué contenta estaba! ¡Cómo me acuerdo madre mía de ti! La pobre se tiraba planchando toda la santa tarde los vestidos para nosotras, y la camisa de mi padre, ¡pobrecita! le daba una rabia, sobre todo la raya del pantalón. Tengo en mi mente grabada cada detalle de sus manos dando planchazo a la ropa sobre la mesa del comedor. Me encantaba observarla... parece que la estoy viendo todavía.. Se liaba a cantar y era la escena más bonita que una niña puede tener de su madre…pobrecita…no le gustaba nada, más o menos como a mí, ¡odio la plancha! Luego mi padre nos bañaba en la ducha a mi hermana Loli y a mí con agua fría, entonces no teníamos calentador y la mayoría de las veces nos vertían una olla de agua que habían calentado en la hornilla, hay que ver, ¡qué cosas Señor! mira que acordarme de ese detalle…Mi hermana la mayor nos secaba a las dos rápidamente y nos vestía, nos peinaba y nos abrochaba la hebilla de las sandalias blancas, pero antes de salir por la puerta, nos echaba en toda la cabeza colonia de bebé...me encantaba ese olor…En aquellos atardeceres de mi infancia mi padre nos llevaba caminito de la feria a montarnos en los cacharritos, mientras mi madre se quedaba haciendo una riquísima tortilla de patatas, que al regreso, arramblábamos sin dejar rastro en el plato…En el látigo, mi hermana la mayor en medio, nos tenía abrazadas a Loli y a mí, y ¡qué risa! cuando en la curva aquella, le decíamos adiós a papá con las manos, y ¡chas! Un trocito de papá sonriendo…Después nos íbamos al balance, ¡qué susto! Mi culo no hacía más que despegarse de la banca, ¡cada vez se alzaba más alto! Yo miraba cómo mi hermana Loli se agarraba a la baranda, con la cara más colorada que un tomate...Se le subía el vestido, y se le veía todo, todo, todo, y la pobre, sólo con dos manos para sujetar...yo no paraba de reír, y Trini tan campante, echada hacia atrás, con los brazos extendidos y la melena al viento, dejándose mecer, como si de las olas del mar se tratase... Pero lo que más me gustaba era la noria, ¡qué alto, madre mía, qué miedo! Mi hermana la mayor nos tenía cogidas a las dos como si fuéramos dos melones bajo el brazo, apretadas contra ella. Y nosotras mirando desde lo alto a todas esas hormigas, iluminadas por las múltiples bombillas, que en un derroche de colores jugaban con el movimiento del mar, que pintadas aparecían, unas franjas, como un arco iris bailando con las barquitas, que en el puerto atadas al noray estaban, ofreciendo una acuarela como si de un cuadro se tratara, esperando, que una lluvia de esplendor cayera sobre el mar…El Carrusel, con los caballitos, siempre dando vueltas, los coches de tope y el laberinto, la casa de los espejos…Y la voz del hombre de la tómbola que gritaba que todo tenía premio y el teatro de Manolita- Chén…Loli, mira qué cohetes! ¡Papá, corre, que nos lo perdemos! Un gran rosetón en el cielo abriéndose, ahora verde, después amarillo y un azul eléctrico de lo más bonito que han visto mis ojos, de todos los colores del mundo, y la gente aclamando, palmeando a la vez…Una mezcla de sensaciones pasaron por dentro de mí, que nunca podría describir, lo mismo que ahora siento en mi pecho padres míos, recordando aquella fotografía que os hicieron…¡qué jóvenes y guapos! Los dos sentados en una barquita de la feria, con una sonrisa de enamorados…Se me llenan los ojos de lágrimas de amor, ese amor está siempre aquí, dentro de mi pecho y mi corazón, en mi alma donde todavía permanece...
Visitasclick here

0 comentarios:

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA