4/2/19

Drosophyllum Lusitanicum en Ceuta

http://www.ceutaldia.com

XIII JORNADAS DEL MEDIO NATURAL

La vecina más rara y valiosa de Ceuta


Es rara, pero rara, rara. En el sentido más amplio de la palabra: extraña, única, singular. Y muy valiosa. Es rara desde un punto de vista ecológico, geográfico e incluso taxonómico. Una joya botánica. Es la Drosophyllum Lusitanicum, una planta carnívora única en su especie que solo vive en Portugal, en el Suroeste de España y en la península Tingitana.
De ella escribió Darwin,  que la dedicó un capítulo en su tratado sobre la carnivoría y que no dudó que estaba ante un extraño espécimen; a ella le ha dedicado muchas horas de trabajo el biólogo gaditano, especialista en herrizas, Fernando Ojeda, que este martes inauguraba las XIII Jornadas del Medio Natural de Ceuta.
Es fácil verla por el mirador de Isabel II
, aunque a menudo pasa desapercibida, porque, aunque es única y singular, no es precisamente espectacular. Por no tener no tiene ni nombre de andar por casa, solo su nombre científico, Drosophyllum Lusitanicum. Si esperaba una flor dentada al estilo de la Audrey de La Tienda de los Horrores, olvídense. Nuestra amiga carnívora nada tiene que ver con la icónica Venus atrapamoscas. “Sobre el papel no parece espectacular”, admite el doctor Ojeda, pero si la miramos con ojos de botánico la cosa empieza a cambiar. “Les digo a mis alumnos que los botánicos tenemos la culpa de que la botánica sea aburrida Las plantas hacen muchas cosas”, afirma Ojeda.
La Drosophyllum no es precisamente espectacular pero si rara, muy rara. Rara en cuanto que es una planta carnívora y eso, no lo negarán, es raro, raro, de hecho son solo un 0,2 por ciento de las plantas angiospermas (con flores), solo 600 de más de 350.000 especies. Rara porque si, habitualmente, las plantas carnívoras aman los terrenos húmedos y ricos, como los suelos higroturbosos (suelos “empapuchados”, traduce el botánico), nuestra amiga la Drosophyllum prefiere los terrenos secos, especialmente en el herrizal, un hábitat típicamente mediterráneo en el que el doctor Ojeda es especialista y que es el hogar de la Drosophyllum. Porque, si bien el resto de las plantas carnívoras de extienden por diferentes zonas del planeta, Drosophyllum solo vive en un arco entre Oporto y Ceuta.
Única en su familia y amante del fuego
Rara también por su historia. “Es una planta tremendamente antigua”, explica Ojeda, la superviviente de una época de cambio climático que en el Estrecho fue un poco más benigna y de la que es “testigo excepcional”. Y es que el linaje evolutivo de la Drosophyllum es también único, ella es en sí misma la única especie de su familia. Es en si misma familia y especie,  como Ceuta es ciudad y autonomía. Drosophyllum no tiene familia, sus “primas” más cercanas son unas lianas que viven en el Golfo de Guinea y en el Sudeste asiático que solo son insectívoras en sus primeras fases de crecimiento.
Y por si fueran pocas rarezas, la de nuestra exótica y antigua vecina Drosophyllum ama el fuego. “Es una planta postfueguícola”, bromea Ojeda, inventando un nuevo término científico. La Drosophyllum es una de esas extrañas plantas pirofílicas que aprovecha para crecer tras un incendio. El suelo quemado es su oportunidad y si hay un hábitat que arde con fervor es el herrizal y los brezales, terrenos sin árboles –“y si no hay árboles, malo”, advierte- “Sé que hablar del fuego como un elemento del sistema hay que hacerlo con cuidado, pero hay que hacerlo”, defiende Ojeda, que ha comprobado, sobre el terreno y en el laboratorio, que la Drosophyllum ama el fuego y éste estimula su germinación.
No acaban ahí sus rarezas. Drosophyllum es además insectívora estricta – el reverso de un fundamentalista vegano, en tanto que es planta y carnívora estricta- “Es carnívora, carnívora, como se es de Cádiz, Cádiz”, subraya Ojeda.  Y no es exactamente pasiva, como sospechaba Darwin. Drosophyllum genera una especie de savia que atrae a los insectos con compuestos orgánicos volátiles, como ha demostrado el equipo de Ojeda en la UCA. De hecho, explica el botánico, los portugueses las arrancaban para colgarlas de las ventanas para atrapar moscas en verano, uno de los motivos por los que está en peligro.
Son muchos (muchos, muchos) más los detalles que hacen de la Drosophyllum una maravillosa rareza, de las que este botánico habla con pasión, con tantos datos que exigirían un suplemento especial, pero baste de momento para destacar a una singular y valiosa vecina que hasta ahora había pasado desapercibida pero que, por su singularidad, su antigüedad y su condición de fósil viviente y joya de la botánica merecería estar en la bandera de Ceuta. Si la próxima vez que pasee por el Mirador de Isabel II ve una humilde planta llena de insectos pegados en sus hojas, salude con respeto, está ante la vecina más rara y valiosa de Ceuta.
Visitasclick here

0 comentarios:

COMIDA RAPIDA A DOMICILIO EN CEUTA

CANDY CRASH

CANDY CRASH
TIENDA PARA TODO visítala

GRAN PEÑA BARCELONISTA DE CEUTA

GRAN PEÑA BARCELONISTA DE CEUTA
HAZTE SOCIO YA

PESCADERIA TOMASA

PESCADERIA TOMASA

HORNO RUSTICO

HORNO RUSTICO
C/GONZALEZ BESADA Nº4(956516585)

COMUNIDAD DE BLOGS DE CEUTA